web analytics

Dani Alves cayó en una genial trampa de la Policía para poder ser detenido en España

El jugador brasileño se enfrenta a una durísima pena de carcel.

El controvertido caso de Dani Alves sigue dando de qué hablar. El medio español El Correo desveló la estrategia llevada a cabo por los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica de Cataluña) para lograr que el futbolista regresara a España y se pusiera a disposición de manera voluntaria.

Dani Alves ya se encuentra detenido y encarcelado por la presunta violación a una joven en una discoteca de Barcelona el pasado 30 de diciembre. El club mexicano Pumas UNAM rescindió el contrato que tenía firmado debido a su situación procesal.

El exjugador de Pumas UNAM llegó a un acuerdo junto a su abogada, Miraida Puente Wilson, y los Mossos d’Esquadra para volar de México hacia Barcelona. Fuentes de la investigación confirmaron que hasta ese momento se habían mantenido en silencio la gravedad de las acusaciones y la contundencia de las pruebas para que el brasileño se presentara de manera voluntaria.

La estrategia empleada por los Mossos d’Esquadra para que el exjugador de Pumas UNAM volara de México a España ha sido un éxito rotundo. Los Mossos admitieron la existencia de un acuerdo para que el futbolista se presentara de manera voluntaria ante la policía, manteniendo en silencio la gravedad de las acusaciones y la contundencia de las pruebas.

La policía autonómica logró así que el futbolista aceptara acudir voluntariamente a la comisaría sin que se le revelaran los testimonios y pruebas que le incriminaban en la violación de la joven.

Mientras tanto, la presunta víctima había ofrecido una descripción clara y precisa de los hechos ocurridos en la discoteca Sutton de Barcelona, que se corroboró con los testimonios e informes recogidos por la policía en el lugar de los hechos el mismo día.

Sin embargo, la jueza no quedó satisfecha con su informe, pues tenía muchas dudas sobre la veracidad de sus palabras. La policía había recabado indicios suficientes para creer que había sido el jugador el que había agredido a la chica y sin embargo, él seguía negando su culpabilidad. La magistrada veía que los testimonios y la evidencia reunida no se correspondían con los testimonios de Alves, por lo que decidió que la investigación debía continuar.