web analytics

Una pareja da en adopción a su cerdita para que viva mejor y su nuevo dueño se la come

Roma, era el nombre de la cerdita que, tras la nueva moda de tener como mascota a cerdos enanos (mini-pigs), decidió adoptar una pareja y que vivía en paz y armonía con ellos, hasta que llegó un día en el que se encontraron con el problema de que creció más de lo normal, llegando a un tamaño en el que pensaron que para que el animal tuviera una mejor calidad de vida, debían regalarla a alguien que tuviera una hogar más grande que el suyo.

Las condiciones que pidió el matrimonio argentino para adoptar a su querida Roma eran sencillas: una familia que diera amor, y dedicara tiempo, a la cerdita y que, además, tuviera el espacio suficiente en su casa para ella.  Y al final, aparentemente, lo encontraron.

Facundo Medina contactó con la pareja en las redes sociales asegurando reunir dichas exigencias para poder hacerse cargo de la cerdita y de su cuidado. Convirtiéndose, al final, el nuevo dueño de Roma desde el pasado 5 de enero. Aseguraba disponer de espacio de sobra para la mascota y que sería compañera de juegos de sus dos hijas.

De esa forma, Roma, de 3 años, cambió de familia y su nuevo dueño lo hizo público en sus redes, donde compartió con sus seguidores una divertida foto con ella en su coche. Nadie esperaba tan sorprendente desenlace en tan poco tiempo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 🦋ROMA🦋 (@the.minipig_roma)


Días más tarde, se viralizó un mensaje de audio de Whatsapp en el que se aseguraba que un conocido había adoptado una cerdita y que, mientras iba a buscarla, envió fotos a un grupo de amigos para ir preparando el agua caliente para matarla y hacerla a la parrilla.

La anterior dueña de la cerdita contactó con Medina para comprobar que la cerdita estaba bien, llevándose la terrible sorpresa de que Medina le dijo que se la había dado a otra persona: «Me dijo que quería tenerla como mascota, que tenía dos nenas, me mandó videos jugando con las hijas», contó indignada.

El activista animalista, Fernando Pieroni, contó la historia en sus redes sociales y denunció a Medina por maltrato animal. Además, va a interponer una demanda civil por daños y prejuicios hacia los anteriores dueños: «Es terrible lo que hizo. Mas allá de que se maten millones de cerdos, lo que hizo este tipo es de un gran cinismo», explicó.