web analytics

La historia de la madre que no esperó la sentencia y mató al violador de su hija de 7 años en el juicio

Marianne Bachmeier saltó a la fama el 6 de marzo de 1981, cuando con 31 años mató de ocho disparos por la espalda al acusado de haber violado y asesinado a su hija Anna, de siete años, en plena sala del tribunal donde se juzgaba su caso en Alemania. Esta es su dura historia de su venganza y el vídeo con las imágenes del suceso.

El día en el que murió la pequeña Anna, de 7 años, había faltado al colegio para pasar el día junto a su madre. La menor, no obstante, abandonó un momento su casa para ir a la de un vecino porque, supuestamente, este la dejaba jugar con sus gatos. Sin embargo, el hombre de 35 años, Klaus Grabowski, aprovechó la situación para violarla en varias ocasiones y después quitarla la vida.

 

Tras la desaparición de la niña, el 5 de mayo de 1980, su madre comenzó a buscarla desesperadamente por todos lados. Poco después se enteró de lo que había sucedido después de que la pareja de Grabowski le denunciara después de confesarle, en estado de embriaguez, lo que había hecho a la niña. De esta manera, el violador y asesino fue detenido y encarcelado.

El asesino, tras matar a Anna, metió su cuerpo en una caja y lo llevó hasta las orillas de un canal, donde ocultó su cadáver. Grabowski reconoció a las autoridades que decidió matarla porque, según su versión, la pequeña quería chantajearle con dinero para no decirle a su madre que la había violado.

Klaus Grabowski ya era un delincuente sexual convicto, que había abusado de dos menores con anterioridad. Durante su estancia en prisión, en 1976, recibió una castración química voluntaria. Esto al parecer, disminuyó su condena, y fue liberado antes de tiempo. Pero según parece, 2 años después, inició un tratamiento hormonal, para revertirlo, y poder tener una vida sexual normal con su nueva pareja.

Un año más tarde, en el juicio contra Grabowski en el Tribunal de Lübeck, Marianne decidió sacar un arma y dispararle ocho veces. La mujer aclaró que su intención era que el hombre la viera hacerlo y dispararle en la cabeza, sin embargo, tuvo que hacerlo mientras el criminal estaba de espaldas. Las imágenes del tiroteo fueron grabadas y se puede comprobar la cara de la madre al vengarse y la reacción de terror que se vivió en la sala.


Tras el suceso, la mujer gritó al hombre: “¡Cerdo! Mató a mi hija… Quería dispararle en la cara, pero le disparé por la espalda… Espero que esté muerto”. Dos minutos después, Grabowski falleció.

En su momento, la noticia le dio vuelta al mundo. La mujer fue detenida y acusada de asesinato. Un año más tarde, la madre de Anna indicó que no era consciente de lo que hacía cuando mató al violador. Pese a esto, recibió una condena de seis años de prisión, de los cuales acabó pasando en la cárcel tres de ellos. Se acabó conociendo que la propia Marianne tuvo a su pequeña después de haber sido violada en dos ocasiones, a los 16 y a los 18 años.

Marianne falleció el 17 de septiembre de 1996, a la edad de 46 años, a causa de un cáncer de páncreas en el hospital de Lübeck y fue enterrada en la misma tumba que su hija Anna en el cementerio de la misma localidad.