web analytics

Fallece Valeria, la «princesa» de Tamara Gorro: «Siento no haber podido curarte»

La ‘princesa’ Valeria nos ha dejado con gran dolor en el corazón.

Tras reconciliarse con su pareja, Tamara Gorro intentó cumplir el sueño de su ‘princesa’ y para ello solicitó ayuda urgente a sus seguidores. La ex tronista de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ ha desvelaba que la pequeña había vuelto a recaer de su enfermedad y poder cumplir su deseo le daría muchas fuerzas en su tratamiento.

Como bien saben sus fans, su ‘princesa’ se llama Valeria y era el ojito derecho de Tamara Gorro. Su ‘sobrina adoptiva’ es la hija de unos amigos de ella y de Ezequiel Garay y padece un cáncer contra el que luchó durante mucho tiempo.

Casi una sobrina adoptiva.

Ahora hemos conocido que la ‘princesa’ se ha ido para siempre. Así lo ha comunicado la influencer a través de una publicación que se ha hecho viral. Muchos sospechaban que el desenlace era inminente tras los movimientos de Gorro en las últimas 24 horas y el post con fecha, el 28 de julio (día de su muerte), y los stories viajando de madrugada a Madrid en coche.

«Mi princesa… Mi niña de la eterna sonrisa… Toda una vida juntas, pero cinco años inseparables», comienza el escrito en el que destacaba el «sufrimiento», que existió, «sin duda ganó la fuerza, la energía, las ganas y el amor». «Te has ido mi vida, te has ido para siempre. Pero enseñando al mundo que no se puede dejar de luchar, y siempre hacerlo con una sonrisa. Eres un ejemplo de admiración», son las palabras que le dedicaba.

El vacío que deja es enorme. «No te imaginas cuánto me has ayudado, enseñado y motivado. Hasta nuestra despedida ha sido especial y única». Gorro está completamente destrozada y con «el corazón roto». «Yo no quería este final y sé que tú tampoco, quedaban muchas cosas por hacer juntas. Pero te juro que las haré, te lo he prometido y así será», le ha prometido.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tamara Gorro (@tamara_gorro)

«Vuela alto cariño. Allá donde vayas seguirás brillando, porque eres luz. Te voy a tener presente cada día de mi vida. Lo siento en el alma por no haber podido hacer más para ayudarte y curarte, lo siento. TE AMO Y JAMÁS TE OLVIDARÉ. Tu tía Tamara», concluía el texto que podría ser el más difícil de su vida.