web analytics

«Me habéis hecho firmar ese papel». José Andrés para los pies a Pablo Motos y desvela uno de los secretos inconfesables de ‘El Hormiguero’

José Andrés desvela uno de los grandes secretos de ‘El Hormiguero’

José Andrés, el cocinero más internacional de nuestro país, fue a divertirse a ‘El Hormiguero’ para presentar su documental y disfrutar de las pruebas a las que los colaboradores del programa someten a los invitados. Pero esta vez, el chef desveló uno de los secretos menos conocidos del programa.

En la sección de Marron, el asturiano participó en su sección de ciencia, pero nadie esperaba que dejara en evidencia el funcionamiento del programa contando una de sus interioridades menos conocidas. A pesar de todo, el experimento sorprendió mucho al invitado.

«Estoy contentísimo por estar con José Andrés, pero también por traer esta maravilla. No os vais a creer lo que traigo aquí. Parece agua totalmente y no tiene nada que ver con el agua, es el SIEX-NC 1230», confesaba.

Marron indicaba a José Andrés lo que tenía que hacer: «Mira, mete la mano y sácala, que no pasa nada. Métela, que yo quiero ver tu reacción», le decía Marron que sentía que el cocinero no tenía muy claro su papel en la sección.

El chef finalmente aceptaba participar en la prueba de Marron

El chef finalmente aceptaba, pero no sin antes dejar en evidencia a Pablo Motos: «¿Y por qué me habéis hecho firmar ese papel antes?». El invitado desvelaba de forma inequívoca que el programa ‘El hormiguero’ antes de hacer este tipo de pruebas hace un descargo de responsabilidad en el invitado por lo que pudiera pasar

Pablo Motos contestaba que solo «es una cosa legal», y le quitaba importancia viendo que el comentario podía trascender mucho más allá del programa. Pero el cocinero insistía: «Una cosita legal que dice que todo lo que te pase es culpa tuya, que nada de lo que te pase es culpa mía. Es la forma legal del programa».

Finalmente José Andrés participó y quedó asombrado del resultado refiriéndose a ella como «acojonante». Sobre todo, al ver cómo podían sumergir una televisión o una lámpara encendidas, ya que no es un líquido conductor de electricidad.