web analytics

Paolo Vasile se puede ver obligado a despedir a Jorge Javier por lo que dijo sobre la muerte de Jesús Mariñas

Continúan los cambios radicales en Telecinco.

En los últimos años, Sálvame se había convertido en uno de los programas que más ha marcado tendencia en la pequeña pantalla. Sin embargo, ahora está en horas bajas, entre otras cosas porque la dura competencia de otros formatos como Pasapalabra en Antena 3 está consiguiendo que sufran un poco con la ausencia de espectadores.

Por todo ello, Sálvame se ha enfrentado a profundos cambios desde hace meses. Recientemente, La Fábrica de la Tele decidió prescindir de dos de los directores del programa, David Valldeperas y Alberto Díaz, y sustituirlos por Óscar Cornejo, uno de sus fundadores y dueños.

Aunque el movimiento se interpretó como un intento de reflotar las audiencias del programa debido a su crisis, hubo medios que llegaron a decir que estos ceses se debían a la Operación Deluxe, que investiga el presunto espionaje a famosos por parte de la dirección de Sálvame.

Pero hay otro motivo: estos cambios también son producto de una decisión editorial para «blanquear» los contenidos del programa y así favorecer la OPA que lanzó recientemente Mediaset Italia para hacerse con la totalidad de Mediaset España. La compra de la empresa española por parte de Silvio Berlusconi tendrá que pasar al menos dos autorizaciones gubernamentales que vendrían aparejadas con una serie de compromisos, y entre ellos está que la parrilla tenga menos conflictos y sea algo más «blanca».

El propio Paolo Vasile estaría desbordado por las continuas polémicas que afectan al programa, su buque insignia durante muchos años. El consejero delegado de Mediaset está viendo cómo las audiencias están cayendo en picado y no es capaz de darle un giro al magazine que acabe con esa huida de espectadores.

Kiko Hernández intentó frenar a Jorge Javier Vázquez.

Esta semana, todos los medios de comunicación mostraron sus condolencias ante la muerte del periodista Jesús Mariñas, el falleció víctima de un cáncer de vejiga. Como era de esperar, Sálvame despidió al que fuera colaborador de Telecinco. Aseguraron que le iban a hacer un homenaje, pero quedó empañado cuando Jorge Javier Vázquez dijo que se había quedado mal por algo que Kiko Hernández le había contado.

«Tengo que decir que estoy un poco tocado, me he quedado un poco… por una cosa que me ha contado Kiko… no lo sabía», dijo. «Creo que no es el momento para contarlo, ya habrá días, pero hay cosas que no se pueden permitir y…», fue la respuesta de Kiko, intentando que el presentador no siguiera con la cuestión.

«Era un personaje que tenía muchas caras y lo podemos decir. Me gustaría quitarme esto de en medio al principio… Yo no lo he escuchado, por eso no puedo decir absolutamente nada», volvió a decir el catalán. «Es mejor no decirlo», insistió el colaborador. Pero finalmente, Jorge Javier decidió explicarlo: «Ahora va a parecer que es una cosa terrible y prefiero contarlo. Según Kiko, el día después a la muerte de Mila Ximénez, en un programa, Jesús estuvo hablando fatal de ella cuando Mila le adoraba».

Hernández tomó entonces el turno de palabra: «Sí, a mí me dolió mucho porque era muy reciente. Se adoraban mutuamente y no entiendo que al día siguiente que estábamos todos tocados, dolidos, hundidos, pongo un canal y veo que dice las mayores burradas de Mila. Y tío, lo primero es que acaba de fallecer y lo segundo es que ella siempre hablaba bien de ti».

«Bueno, son las cosas que tenía Mariñas, él era así. Un día te saludaba y al día siguiente te ponía a parir sin ninguna razón, pero claro el mismo día que te mueres tampoco es necesario y esto me ha dejado un poco tocado», fueron las últimas palabras de Jorge Javier, que ya empezaba a recibir duras críticas en las redes sociales.

Se rumorea que el consejero delegado de Mediaset tiene en el punto de mira a Jorge Javier por salidas de tono como esta. A pesar de que siguen confiando en él para las tardes de Telecinco, actualmente no está rindiendo como el italiano esperaba de él. Y es que el catalán ya no disfruta de la inmunidad que le otorgaba Vasile cuando el programa iba viento en popa.