web analytics

Conquista a todos con su reacción a las bromas sexistas de un «Cayetano» en ‘First Dates’: «No importa, eres…»

First Dates continúa sorprendiendo.

Parece que First Dates sigue, un año más, manteniendo su capacidad de sorprender a los espectadores. Algo que parece increíble, si tenemos en cuenta que trata de un programa con varios años ya a sus espaldas. Afortunadamente para Cuatro, sigue manteniendo una audiencia fiel, y un gran seguimiento en las redes sociales.

Pero lo mejor de todo es que, gracias al programa que sigue presentando Carlos Sobera, estamos aprendiendo mucho sobre cómo ligar en el mundo moderno. De paso, también visibiliza a minorías o nos da verdaderas lecciones de tolerancia… y, a veces, nos enseña qué es lo que bajo ningún concepto tenemos que hacer en una cita.

Un buen ejemplo de esto último sucedió durante una de las últimas citas del programa. Juliana, una italiana que nació en Venecia de 21 años, se animó a ir a First Dates para encontrar el amor definitivo. Uno de los requisitos que puso la joven ha sido que le gustaría que su cita fuera un «Cayetano», término actual que se usa para definir a un hombre blanco de clase social alta.

Juliana habla a la perfección el castellano porque estuvo viviendo en Venezuela durante 10 años. La joven le contó a su cita que tuvo que huir de ese país e irse a Zaragoza a vivir porque en Venezuela la intentaron secuestrar. Ahora, acudió a First Dates para encontrar a un «Cayetano» con el que empezar una relación.

Pero a veces, los deseos de uno se pueden volver en contra. La cita de la joven ha sido con Pablo, que cumplía a la perfección con el requisito de la italiana. Sin embargo, el comensal aseguró que no le hizo gracia que le calificaran de «Cayetano». Sin embargo, él no tuvo ningún pudor a la hora de relacionar el color del pelo de una persona con su inteligencia.

«No importa, eres rubia.»

A Juliana le despistó saber que Pablo está estudiando el tercer año del grado de Economía y Finanzas con 20 años. Él le soltó con chulería un «es lo que tiene ir bien, curso por año». En ese momento, ella se puso nerviosa al darse cuenta de su error, y de que efectivamente puedes estudiar el tercer año de la carrera con 20 años, y dijo: «Voy a quedar como la gilip****s de España».

Pablo quiso bromear con la situación, pero le salió el tiro por la culata. El joven le contestó a Juliana: «no importa, eres rubia». A Juliana no le sentó bien que Pablo la minusvalorada durante la cena.

Además, Pablo le preguntó si estudiaba Artes y cuando Juliana le confesó que estaba estudiando Ingeniería Informática él intentó salir de su error por haberla prejuzgado con un «informática no es muy difícil». Un nuevo comentario que no sentó muy bien a Juliana.

Por suerte para Pablo, Juliana ignoró los constantes bromas sin gracia del joven. En la decisión final, la joven italiana admitió que le gustaría seguir conociendo a Pablo, eso sí, poco a poco. Por su parte, Pablo también afirmó que le gustaría tener una segunda cita. Para la siguiente ocasión en la que se vean, esperamos que Pablo afine más su sentido del humor.