web analytics

La cita más tórrida que se recuerda en ‘First Dates’ se desmadra en el reservado con un italiano de protagonista

Emanuele y Loreto fueron los protagonistas de una de las citas más tórridas que se recuerdan en ‘First Dates’. La chica de 23 años estaba buscando a alguien como el italiano -con tatuajes, piercings y motero- y su compañero de mesa cumplió ampliamente sus expectativas.

El flechazo fue instantáneo, nada mas verse se pudo percibir la química que existía entre ambos. Con similares aficiones la pareja comprobó la cantidad de cosas que les unía. «En el amor fui un poco desafortunado, y llevo 4 años sin novia. Yo necesito fuego para vivir, que la chica me estimule y no sea básica», aseguró Emanuele que se encontró con una acertada conclusión de Loerto, «Es que tienes pinta de golfete». Pero el transalpino aseguró ser «un buen chico en el fondo».

La conversación subía de tono, Emanuele confesfó que para él «El 70% [de una relación] es sexo, es muy importante. Y si no fo*** bien…». También cree que la química sexual en una relación es fundamental «lo mejor es hablarlo y decir lo que te gusta y cómo te gusta». Pero Loreto confesó que ella suele ser la que da el primer paso: «A mí me gusta mandar en el sexo».

El italiano sacaba pecho y no dudaba en hablar de su rendimiento en la cama: «Yo duro mucho, eh. Siempre me dicen que así mejor, pero luego me dicen que ya vale. ¿Llegamos a las 3 horas?». A ella le encantaba la música: «A mí que duren poco no me gusta. Sexualmente, lo veo un tío apasionado, fogoso, con morbo, pero de ahí a que sea verdad… habrá que verlo».

Emanuele desvelaba alguna de sus armas y confesaba que le gusta «usar mucho los dedos y la lengua. Yo ahí pierdo mucho tiempo, como media hora o una hora». Loreto buscaba una respuesta más clara: «Te gusta comer el co***, ¿no?». El joven no dudó en asentir.

En el reservado, Loreto y Emanuele se atrevieron con las bolas del amor. Con pocos preliminares se dieron un apasionado beso y un mordisquito en el labio inferior, pero la temperatura subía. A Emanuele le tuvo darle un masaje a su cita que se extendió por todo el cuerpo.

A Loreto le toco dar un beso en la parte del cuerpo de su cita que prefiriera «La picha no te la voy a besar aquí», asegurando que se lo dejaba «para luego». Emanuele quería era un beso en el cuello, así que su cita le puso tarta en el cuello para comérselo. Después de ese gesto la pasión se desato y menos mal que había cámaras porque si no allí se podría haber visto de todo, ¿hubo segunda cita? pues claro. «Me has gustado mucho», respondían ambos.