web analytics

«Desafortunado»: Cachondeo por el look de Carlota Corredera al recoger su premio

Le dedicó el premio a una buena amiga.

Sálvame se ha convertido en un programa controvertido al que se ha calificado en muchas ocasiones como «telebasura»,​ convirtiéndose, por ejemplo, en el espacio televisivo que más quejas acumula por no cumplir el Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia. Más de la mitad de las protestas que tiene la cadena son debidas a este programa.

Carlota Corredera, por su parte, vive envuelta en una polémica permanente. Cuando se pone al frente del programa de Telecinco acaba sacando de quicio a algunos compañeros, pero también a una gran parte del público. Concretamente, la emisión del documental de Rocío Carrasco y su posicionamiento a favor de la hija de Rocío Jurado le ha pasado factura.

Si bien al principio se la veía como una gran defensora de los derechos de la mujer, con el tiempo se ha empezado a considerar que su discurso está cargado de contradicciones. No tuvo inconvenientes en compartir plató con Antonio David durante meses conociendo el contenido del documental, por ejemplo.

También se critica que la presentadora gallega no tenga el mismo comportamiento con todas las mujeres. Por ejemplo, recientemente Carlota protagonizó un gran escándalo tras sacar a la luz una información muy comprometida de María Lapiedra, novia del periodista Gustavo González. Según el equipo de investigación de Sálvame, María hizo bailes privados a espaldas de su pareja.

Muchos espectadores de Sálvame hicieron responsable a la presentadora del drama de María Lapiedra y Gustavo González. La exactriz sufrió un ataque de ansiedad y la audiencia no tardó en solidarizarse con ella. Todo el mundo pensó que Telecinco jamás habría sacado a la luz una información tan comprometida de, por ejemplo, Rocío Carrasco.

Premiada por su compromiso «en la defensa de la igualdad».

Carlota Corredera fue reconocida por su compromiso «en la defensa de la igualdad y contra la violencia de género». La presentadora de Sálvame fue una de las galardonadas con las Meninas 2021 que entrega la Delegación del Gobierno de Madrid.

También distinguieron al Equipo VioGén de la Guardia Civil, la fundación Luz Casanova y al grupo Luna de la Policía de Alcobendas. Antes de recoger el premio, Carlota Corredera se acordó de una buena amiga: la mismísima Rocío Carrasco.

A través de las redes sociales quiso dedicarle el reconocimiento. «Tu valentía nos ha traído hasta aquí, querida Rocío, te sentiré muy cerca esta mañana», escribió en Instagram. Acompañó el mensaje con dos imágenes juntas en un plató de Telecinco, además de las etiquetas #RocíoYoSiTeCreo y #Notevoyasoltarlamano.

La gran protagonista del acto apareció muy orgullosa, pero su vestuario no gustó a todo el mundo. La gallega lució un pantalón negro, con una camiseta fucsia que combinaba con la mascarilla y los zapatos. Para la parte superior optó por una chaqueta negra con flores.

Para muchos de sus «haters», se trató de una vestimenta desafortunada para un evento de estas características. Confiaban en que fuera un poco más elegante a la entrega de premios, y no con look con el que podría haber aparecido presentando Sálvame.

Lo cierto es que el fucsia no podía faltar en un día tan especial para ella. Fue su forma de hacerle un guiño a su amiga a través del estilismo. No hay que olvidar que ese color refleja el apoyo al feminismo y a la defensa de Rocío desde la emisión de la docuserie.

Carlota Corredera reconoce que pagó un precio muy alto por defender a Rociíto.

«Que te quieran distinguir por dar la cara por las mujeres y por la violencia de género, para mí es muy emocionante», señaló Carlota Corredera. Hace unos días, no obstante, confesó que fue «un año muy complicado. Un año en el que dar la cara ha tenido unos costes personales y profesionales muy altos».

La defensa pública a Rocío Carrasco le ha pasado factura, pero a pesar de todas las críticas que recibió por ello, tiene previsto seguir respaldándola. Mientras, cada vez que Carlota Corredera se pone al frente de Sálvame la gente le da la espalda al formato.

Es una forma de protestar contra su gestión en el caso de Rociíto. Según muchos espectadores, ejerció de abogada defensora de su amiga, olvidándose por completo que debía ser neutral y objetiva. También critican que no respetara la presunción de inocencia de Antonio David.