web analytics

El fin de una era: ‘Sálvame’ tendría ya fecha para su programa final

Jorge Javier Vázquez será despedido de Sálvame.

El programa vespertino que presenta Jorge Javier Vázquez es uno de los productos más lucrativos de Mediaset. Gracias a sus colaboradores, consiguen que la audiencia se enganche a las tramas que plantean. Algunas veces, dichas tramas son urdidas sin ningún pudor.

Sálvame se ha convertido en un programa controvertido al que se ha calificado en muchas ocasiones como «telebasura»,​ convirtiéndose, por ejemplo, en el espacio televisivo que más quejas acumula por no cumplir el Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia. Más de la mitad de las protestas que tiene la cadena son debidas a este programa.

Sálvame fue foco de las críticas recientemente después del despido en directo de Antonio Canales. Después de conocer en directo que el programa le había despedido, arremetió contra el programa, La Fábrica de la Tele y Mediaset por «cansar» a los espectadores. Según él, están permitiendo que hasta las «teleseries» se impongan en el ranking de audiencia.

El caso es que el espacio lleva emitiéndose 12 años y siempre había registrado unos datos de audiencia estupendos, pero esta tendencia parece haber empezado a invertirse. Los espectadores parecen cada vez más aburridos del formato vespertino y exigen ciertos cambios.

Sonsoles Ónega siembra el pánico en Mediaset.

Jorge Javier Vázquez convirtió a Sálvame en un programa legendario dentro de la prensa del corazón, y de hecho sigue siendo muy influyente. Pero el principal problema es que los anunciantes se han dado cuenta de que en televisión hay ahora mismo productos mucho más exitosos, como Tierra Amarga, la telenovela emitida en Antena 3 que ha conseguido hacer sombra a Mediaset.

Jorge Javier ha perdido su trono mediático, pero no parará hasta recuperar todo su poder. A pesar de que Telecinco confía en él, de momento ha cancelado Sálvame Tomate para apostar por otra presentadora de la cadena. Sonsoles Ónega ha tomado el relevo y en los próximos tiempos será ella la que ocupe la franja horaria que va desde las 20:00 horas hasta las 21:00 horas.

Las últimas emisiones de Sálvame no han superado el 15.6% de audiencia, dato muy inferior a lo que registraban en el pasado. Los directores, sin embargo, se resisten a cancelar el programa, aunque no son pocos los que piensan que el final está cada vez más cerca. Recientemente han probado con unas tramas que no han enganchado al público y que además han producido mucho rechazo.

Para muchos espectadores, Jorge Javier y su equipo están obsesionados “con hacer daño y destruir parejas”. Las redes sociales se han plagado de comentarios negativos hacia Sálvame, algo que no es positivo para un programa que vive de la publicidad. Muchos anunciantes rechazan relacionarse con un producto tan controvertido.

Jorge Javier está cada vez más lejos del programa que le convirtió en una estrella, y cada vez es más consciente de que Telecinco terminará cancelando el espacio. Según los expertos, la llegada de Sonsoles Ónega a las tardes tendrá bastante repercusión y decidirán apostar por ella de forma completa.

Por ese motivo, los colaboradores del presentador catalán ya han empezado a temblar. Son conscientes de que su futuro en la pequeña pantalla tiene los días contados. Rocío Carrasco ha tenido mucho que ver en esta crisis, porque desde que empezó a trabajar en Telecinco todo ha cambiado. Por ejemplo, Carlota Corredera se ha convertido en un personaje bastante controvertido al que acusan de ser una “manipuladora”.

Los negocios de Jorge Javier.

Jorge Javier tiene muchos otros negocios fuera de la pequeña pantalla y ha ganado mucho tiempo durante los años que fue el indiscutible rey de Telecinco. Está claro que no tiene miedo de que alguien le quite el puesto, pero otros colaboradores sí. Periodistas como Lydia Lozano o Chelo García-Cortés quieren seguir trabajando y saben que su carrera profesional está perjudicada de muerte.

Actualmente su imagen pública está bastante deteriorada, y por eso temen el triunfo de Ya son las ocho. Según cuentan, habrá muy pocos empresarios audiovisuales que quieran contar con ellos cuando abandonen el programa de Jorge Javier.