web analytics

Víctor, fallecido demasiado pronto a los 18 años cuando acababa de cumplir su sueño

Víctor, un joven gallego de 18 años, soñaba con ser médico y acababa de dar el primer paso para cumplirlo, tras haberse matriculado este año para estudiar Medicina en la Universidad de Barcelona. Pero una desgraciada dolencia cerebral grave ha acabado con su vida demasiado pronto, falleciendo el pasado sábado 13 de noviembre.

Víctor Martínez Mira era natural de Coristanco, en La Coruña, estudió en el colegio coruñés Eirís, donde siempre fue un alumno brillante. “Era un gran estudiante, muy serio, disciplinado, constante, muy educado, siempre sacaba dieces”, cuenta su padre, José Manuel, emocionado en el diario La Voz de Galicia.

El joven estaba lleno de ilusión por empezar sus ansiadas clases en septiembre, cuando de repente le diagnosticaron una afección cerebral. Los médicos fueron claros, había que operarle de urgencia para salvarle la vida. La operación entrañaba un riesgo importante para su salud, pero era la única alternativa para poder salvarse.

La operación fue todo un éxito, y parecía que se estaba recuperando poco a poco, pero el destino le jugó una mala pasada y sufrió una inesperada complicación que le hizo caer en coma. “Entró en coma y ya no hubo nada que hacer, intentaron operarlo de urgencia pero no hubo solución”, lamentaba destrozado su padre.

La inesperada noticia del fallecimiento de Víctor cayó como un jarro de agua helada para todos los que le conocían. El pasado domingo fue enterrado en la iglesia y el cementerio de San Paio, después de que su cuerpo fuera velado en el tanatorio de Santa Marta de Coristanco.

Otra cosa con la que disfrutaba era el patinaje, donde ascendió a la primera categoría de esta disciplina deportiva cuando era solo un niño. En fotos y en vídeos de esa época, se ve a un chico talentoso y lleno de ilusión, cuya futuro espléndido se ha visto truncado de forma trágica e injusta por una grave enfermedad.