web analytics

«Una trampa mortal» La extraña hipótesis que están manejando los investigadores sobre la muerte de Enrique y Paqui

La misteriosa muerte de Enrique Fuentes y Paqui Romero, hallados muertos en el interior de su vehículo en Huelva, sigue siendo un quebradero de cabeza para los investigadores, aunque en principio no se descartó ninguna hipótesis la idea del accidente parece tomar fuerza. Sin embargo, hasta que no se analicen los resultados preliminares de las autopsias y se obtengan los primeros resultados tanto de los análisis de muestras no se levantará el secreto de sumario.

Todo se mantiene, por lo tanto, en suspense y se podría tardar varios días tener alguna certeza sobre lo que pudo pasar en los accesos a El Espigón, lugar en el que fueron encontrados los restos de la pareja. Tanto los forenses como el Instituto de Medicina Legal confirman que en el vehículo en el que se encontraban cuando fueron sacados “no presentaban signos de violencia”.

Ahora se cree firmemente que el fallecimiento de ambos se pudo producir por un desgraciado accidente y explicaría que en una zona bastante transitada no se detectara la presencia de ningún vehículo desde el pasado 26 de octubre, último día en la que se pudo ver con vida a Enrique y Paqui.

El vehículo habría accedió a un lugar próximo a donde fue encontrado de manera voluntaria (ya que las protecciones del puente no están dañadas por lo que se descarta que cayera de forma accidental al agua) Todo apunta a que la marea les sorprendió impidiéndoles abandonar al coche y quedando atrapados en una trampa mortal. La noche del día de su desaparición, la bajamar se alcanzó pocos minutos después de la medianoche. Es una zona muy mareal con fuertes corrientes y con un fondo en el que la visibilidad es muy escasa, tal y como pudo visibilizar el Grupos de Especialistas en Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil, el equipo que localizó los cuerpos. De momento estos son los indicios con los que se cuenta para una complicada investigación.