contadores web

La nueva vida de «El Cuco» después de la muerte de Marta del Castillo: con novia y modelo

Es uno de los que conoce el paradero del cuerpo de Marta.

El caso Marta del Castillo sigue estando presente en los tribunales después de más de 10 años del asesinato de la joven hispalense. Desde entonces, sus padres no han dejado de luchar para encontrar su cadáver. Hasta ahora, la investigación ha sido un enjambre de mentiras y pistas falsas que han llevado a un callejón sin salida.

Una de las últimas noticias que tuvimos al respecto fue que «El Cuco» y su madre se volverían a sentar frente a un juez por un presunto delito de falso testimonio. Sus comparecencias en el juicio celebrado en 2011 por el citado crimen han dirimido en la denuncia presentada por la Fiscalía. En ella, se reclaman ocho meses de cárcel y multas de 1.500 euros para cada uno de los acusados. Sin embargo, la familia de la víctima eleva la petición a dos años de prisión y multas de 1.800 euros.

El Juzgado de Instrucción número dos de Sevilla ordenó la apertura de juicio oral contra el amigo de Miguel Carcaño y su madre. Por este motivo, el joven, que reside en Francia por la persecución mediática que vivió a raíz de su delito, podría volver a ser condenado por la justicia española.

Francisco Javier García, conocido por todos por su seudónimo «El Cuco», fue condenado por encubrir en 2009 el citado asesinato de la joven, que cometió Miguel Carcaño. Aquel proceso se saldó con la condena del que fuera novio de Marta de Castillo a 20 años de cárcel por un delito de asesinato. La pena fue ratificada por el Tribunal Supremo, que añadió un año y tres meses más de prisión a la condena.

Las pruebas aportadas por los investigadores fueron contundentes, a pesar de no hallarse el cadáver de la chica sevillana. El propio Carcaño confesó la autoría del crimen, aunque ofreció distintas versiones de los hechos.

Durante la causa fueron juzgadas otras personas cercanas al joven. Entre ellas, su hermano Francisco Javier Delgado, la novia de éste María García, y el amigo de Carcaño, Samuel Benítez. Todos fueron absueltos a excepción de «El Cuco», que en otro proceso fue condenado por encubrir el crimen. Dado que el joven era menor de edad cuando ocurrieron los hechos, fue condenado a casi tres años de internamiento en un centro.

Desde que cumplió aquella condena, «El Cuco» intentó rehacer su vida en un pequeño pueblo de Francia. Allí intentó pasar desapercibido e iniciar una nueva vida, según constataron las cámaras del programa Equipo de Investigación en el año 2019.

Reside en el sur de Francia.

«El Cuco» tiene fijada actualmente su residencia en el sur de Francia, en Rognac, una localidad a 25 minutos de Marsella. Intenta siempre pasar siempre inadvertido. Apenas sale a la calle, y cuando lo hace es para pasear a su perro, un can de presa de unos 50 kilos que le sirve de protección.

Siempre se muestra muy desconfiado, pendiente de lo que ocurre a su alrededor. Ha desarrollado una habilidad para detectar la presencia de medios españoles a la puerta de su casa, y cuando es consciente de una presencia extraña no duda en salir corriendo hacia su domicilio. El crimen, que sucedió cuando tenía apenas 15 años, le perseguirá de por vida.

Sabía que quedándose en España no conseguiría quitarse de encima esa presión mediática. En Rognac ha trabajado como mozo de almacén, un empleo que consiguió a través de una empresa de trabajo temporal. También siguió sus pasos Samuel Benítez, otro de los jóvenes que se sospecha que estuvo en aquella casa, al menos de acuerdo con el relato de Carcaño.

Los dos amigos emigraron a Rognac, de la mano del fotógrafo Michel Tchelou, tío de la novia de Samuel. «El Cuco» comenzó trabajando de modelo, mientras que Benítez lo hizo de escultor. En la medida de lo posible trataron de llevar una vida lo más normal posible. Llegaron a abrirse cuentas en las redes sociales con nombres falsos, en las que compartían imágenes de sus fiestas o posando en coches.

Su nueva vida iba bien hasta que el padre de Marta del Castillo los descubrió en estas plataformas. Desveló que Samuel había dejado embarazada a la joven que había conocido en Sevilla durante su Erasmus. El joven no dudó en contestarle: «Sinvergüenza, que te hayan matado a tu hija no te da derecho para señalar y crucificar a un bebé», espetó.

A raíz de aquello se distancian los dos amigos. «El Cuco» empieza a residir con una chica de Sevilla que emigra a Rognac unos meses después de él, y empieza a perder el contacto con Samuel. Tras tomar caminos por separado, rompieron por completo una amistad de muchos años.