web analytics

Sonia Ferrer se rompe, muere repentinamente un amigo con el que había quedado para comer

La mala racha de Sonia Ferrer continúa

Sonia Ferrer vuelve a ser noticia y no precisamente por su trabajo en televisión. A la presentadora parece que le persigue el drama y a través de su cuenta de instagram compartía una trágica noticia, el fallecimiento de su íntimo amigo Guillermo: “Ahora mismo debería estar contigo, cerveza en mano (vino para mí), riéndonos de nuestras hazañas mientras aprovechamos para hacer terapia. Eso de yo te doy consejos a ti y tú a mí y luego no hacernos ni puñetero caso de lo dicho. En lugar de eso, estoy intentando recomponerme para ir al tanatorio a despedirme de ti”, publicaba Ferrer muy tocada por una pérdida inesperada.

Además de una imagen juntos, la comunicadora compartía otra en la que se puede ver a Guillermo junto a su mascota así como la última conversación que mantuvieron en la que planearon un encuentro que no se produjo: “ponerse al día”. “¿Sábado? ¿Comer? ¿Tarde? Prefiero a noche”, proponía su amigo. “¿Cenamos el sábado? ¿Merendamos? Lo que quieras”, ofrecía ella. “Merendar, ferpecto”, concertaba él una cita que, desgraciadamente, no pudieron disfrutar. Según el diario La Razón Guillermo fue atropellado.

Por suerte Ferrer ha recibido un aluvión de apoyo por parte de su seguidores y amigos de Guillermo que la han arropado en este momento tan duro:

“Madre mía que shock. Un abrazo fortísimo en estos momentos tan duros para ti”

“Madre mía, ¡Qué frágiles somos! ¿En serio? ¿Eso te decía el jueves y hoy ya no está?”

“Me explota la cabeza, con mi hermano me pasó igual. Es un dolor indescriptible. Lo siento mucho”

“Ferpecto era una de sus muchas palabras. Allá donde haya ido, pondrá buena música, ya sabes”,

La presentadora lleva una mala racha, hace solo unas semanas recordaba a través de sus redes sociales otro gran golpe en su vida: el cáncer que padeció en su adolescencia y por el que tuvo que denunciar por negligencia a los médicos. «Una supuesta eminencia en traumatología le aseguraba a su madre que era “un dolor imaginario» cuando acudió con ella a su primera consulta. Pese a que el cáncer le estaba “estrangulando la médula», su primer diagnóstico fue, según su versión, que «solo quería llamar la atención».

“Caía al suelo y convulsionaba con unos dolores inhumanos. Intentando calmarlos, me pinchaba Nolotil a diario y tomaba todo lo que llegaba a mis manos”, lamentaba Sonia, que pasó tres años así hasta que el doctor Frederic Font Vila descubrió su verdadera dolencia y le puso en tratamiento, que finalmente salvó su vida.