web analytics

El padre de Víctor, fallecido por el kamikaze de la M-50, se suicida al conocer la sentencia del homicida

El padre de Víctor López, el joven de 20 años que fue víctima mortal del conductor kamikaze de la M-50 de Madrid en septiembre de 2019, ha decidido terminar con su vida, suicidándose.

Francisco López, igual que su mujer, estaba en tratamiento psicológico desde que Kevin Cui terminara con la vida de su hijo cuando este iba camino a su trabajo en el Carrefour de San Fernando de Henares. El temerario conductor iba en ese momento borracho y conduciendo de forma temeraria en dirección contraria por la autopista de circunvalación tras haber salido de copas con sus amigos, empotrando su coche contra el de Víctor.

Las imágenes del accidente fueron terroríficas. El coche de la víctima quedó completamente aplastado tras el fuerte impacto y los bomberos tuvieron que rescatar de dentro el cuerpo sin vida del joven. Mientras que el kamikaze fue trasladado al Hospital Gregorio Marañón por un traumatismo en el brazo.

El pasado 30 de septiembre, un jurado popular consideró culpable a Cui de cometer varios delitos: Homicidio de tipo doloso, conducción temeraria y conducir bajo los efectos del alcohol. El tribunal aplicó un atenuante de “reparación del daño”, ya que pagó una indemnización de 87.000 euros a la familia antes de ser condenado.

La sentencia se conoció hace poco más de dos semanas: ocho años de cárcel para el kamikaze tras resultar probado que el desgraciado día en que sucedieron los hechos era “plenamente consciente” del riesgo para la vida que conllevaba su conducta.

Paco, destrozado tras el fallecimiento de su vástago que le provocó una larga depresión, no ha podido aguantarlo más y la noche de este pasado martes se ha ahorcado en una cancha de baloncesto de Rivas Vaciamadrid. «Cuando salió la sentencia estaba destrozado. Lo ha pasado muy mal», comentó una persona muy cercana a la familia al diario El Español.

Solo dos meses después de la muerte de Víctor, su abuelo materno también falleció por un paro cardiaco cuando trató de recuperar una bolsa de basura que había echado en el contenedor equivocado de reciclaje.