web analytics

El fundador de Tuenti denuncia torturas y robo de millones en bitcoins, y luego cambia su versión

El fundador de la red social Tuenti, Zaryn Dentzel, sufrió un extraño supuesto robo el pasado martes. Tras dar aviso a la policía, los agentes se presentaron en su domicilio, situado en la calle Ruiz de Alarcón de Madrid sobre las 19.20 horas, donde les explicó que unos asaltantes encapuchados habían entrado dentro, taparon las cámaras de seguridad, le maniataron, le amordazaron y le rociaron con un aerosol en los ojos, pidiéndole reiteradamente de forma violenta sus contraseñas de portátiles, tablets y teléfonos móviles.

Tras golpearle y torturarle durante varias horas, realizándole diversos cortes con un arma blanca en el pecho y utilizando una pistola táser para aplicarle descargas eléctricas, dichas personas consiguieron sacarle la contraseña de una cuenta en la que, según explicó, tenía guardadas varias decenas de millones de euros en bitcoins, según informó el diario El Español.

Sin embargo, y de forma sorprendente, en la denuncia que presentó el día siguiente, miércoles, en la Jefatura Superior de la Policía, cambió su versión contando que los ladrones solo se llevaron joyas y objetos tecnológicos personales.

El empresario norteamericano ha mantenido que el grupo de encapuchados asaltó su casa y le torturó para que confesara la contraseña de sus cuentas de bitcoins, pero que no le han robado sus criptomonedas, aunque sí que le sustrajeron diversos efectos personales y materiales. En un primer momento su testimonio fue algo «confuso» por el estado de nerviosismo en el que se encontraba, han comentado fuentes policiales.

La Policía Nacional ha iniciado investigación para dar con los delincuentes y conocer la cuantía real de lo robado. Ha tomado declaración a otras dos personas que también sufrieron el asalto y ha estado en la vivienda de Dentzel recogiendo posibles pruebas.