web analytics

Una niña fotografió al asesino del niño de 9 años de Lardero justo antes del crimen

Ya había cumplido una pena de prisión por un delito de asesinato ocurrido en 1998.

La Guardia Civil detuvo la semana pasada en Lardero, La Rioja, a un hombre como autor de la muerte de un niño de nueve años. El menor, que fue presuntamente engañado por el arrestado en un parque para que se fuera con él, fue encontrado moribundo en el portal de la vivienda donde reside el sospechoso, y falleció pocas horas después.

Según fuentes cercanas a la investigación, el cuerpo del pequeño no presentaba heridas visibles y se espera al resultado de la autopsia para determinar las causas de la muerte. El arrestado es Francisco Javier A. L. de C., de 54 años, que cumplió una pena de prisión por un delito de asesinato ocurrido en Logroño en 1998. Además, contaba anteriormente con antecedentes por agresión sexual, según confirman las mismas fuentes.

Los hechos se conocieron sobre las 20:25 del pasado jueves, cuando en el número de emergencias 112 se recibió la llamada de una mujer vecina de Lardero en la que denunciaba que su hijo había desaparecido mientras estaba jugando en un parque de la localidad, situado junto al colegio Villa Patro. Varios testigos aseguraron que un hombre se lo había llevado del lugar mediante engaños.

La Guardia Civil encontró al menor «muy grave e inconsciente».

Minutos después llegaron al lugar de los hechos efectivos de la Guardia Civil del puesto más cercano y agentes de la Policía Local. No tardaron en localizar en el rellano de una vivienda del número siete de la calle Río Linares, cercana al parque de donde había sido visto por última vez, al pequeño “en estado muy grave e inconsciente”. Los servicios sanitarios intentaron sin éxito reanimar al pequeño, y solo pudieron confirmar su fallecimiento.

Junto al niño se encontraba el propietario de la vivienda, Francisco Javier A., que fue detenido. Tras conocerse el suceso, se produjeron momentos de tensión, sobre todo cuando la Guardia Civil y la Policía Local prepararon el operativo para sacar al detenido desde el garaje de la vivienda, donde se concentraron unas 200 personas.

Durante varios minutos, los concentrados increparon a los agentes por proteger al detenido, y pidieron que les dejasen entrar. Varios de estos vecinos reprocharon a los agentes que ya habían advertido de que el detenido había intentado en otras ocasiones llevarse a niños de la zona.

“Nos llamabais locos y solo veníais dos y ahora ha tenido que morir un niño para que vengáis todos a proteger al asesino”, espetó una vecina a los agentes. Los testigos presenciales explicaron a los periodistas que en la zona había “inquietud” por la presencia habitual de este hombre que, según ellos, habría salido de la prisión en 2020 tras cumplir una condena por el asesinato de una agente inmobiliaria en Logroño en agosto de 1998.

Los padres dicen que el hombre vigilaba desde la ventana.

Días más tarde, se ha viralizado una foto que estremece: la que le hicieron los niños al presunto asesino. La hizo la niña que ayudó a la localización del presunto asesino, ya que captó su imagen antes de los hechos.

«Cuando nos dijeron que había desaparecido un niño, mi hija me dijo que seguro que era él, el que se lo había llevado, y se quedó en shock, porque podía haber sido ella», explicó la madre de la niña. De hecho, contó que «incluso siguió, otro día, a su hija y una amiga, hasta el portal, teniendo que entrar por miedo por una escalera de servicio».

«Me parece fatal que dejen a un exconvicto vivir aquí, a 200 metros de un colegio, un parque, y donde hay muchos niños», por lo que afirmó que «estamos con miedo, alterados, y pensamos que no hay justicia, ni protección». «Lo peor es dejar a un asesinado y a un violador suelto, después de haber alertado a la Policía», resaltó.

El padre de uno de los niños de la zona explicó que «solo lo había intentando con niñas, con lo que no sé si no se habrá equivocado y pensó que era una niña», ya que «iba disfrazado de niña del exorcista». «Era un niño muy cariñoso al que le gustaba el teatro», hasta tal punto que «ayer estuvo contando cuentos a los más pequeños, a los de cuatro o cinco años».

«Después lo intentó con otra más pequeña, pero salió corriendo, y no paso nada», añadió, si bien «se acercó más a nosotros, que ni teníamos idea de que hubiera estado en la cárcel, pero nos llevamos a los niños más cerca, porque tampoco puedes increpar a una persona porque este en un banco en un parque», destacó.

No obstante, «se te hace raro que una persona de esa edad esté sola, que venga todos los días, y que no lo hubiéramos visto hasta hace poco, y se levantaba, luego seguía a algunas niñas». «Se te queda muy mal el cuerpo, sobre todo cuando tienes niños pequeños, y más en un barrio que está lleno de niños, que podía haber sido el de cualquiera», concluyó.

El detenido fue trasladado a las dependencias de la Guardia Civil en Logroño. Mientras, los agentes permanecieron en el interior del inmueble buscando pruebas.

El detenido por la muerte del menor cuenta con dos condenas anteriores. En la primera, de 1993, se le impuso una pena de siete años por agresión sexual. Después, en agosto de 1998, recibió otra, en este caso de 30 años, por asesinato con alevosía y agresión sexual por la muerte de una agente inmobiliaria a la que asaltó mientras le mostraba un piso que supuestamente quería adquirir.

La sentencia detalló que Francisco Javier A. empujó a la víctima para que cayera sobre la cama y abalanzarse sobre ella. Inmediatamente, le causó numerosas heridas con un arma blanca. Una de ellas le provocó la muerte en el acto.