web analytics

«Cuatro me estafó» Borja Capponi (‘Malas pulgas’) del éxito a trabajar de reponedor y estar al borde de la muerte

Borja Capponi comenzó su periplo en televisión en 2010 con una versión española de «El encantador de perros» emitida por Cuatro. Malas pulgas, era el nombre del programa en el que el entrenador ayudaba a familias que tenían problemas serios con sus mascotas.

Pero el éxito del programa fue relativo, ya que hubo acusaciones de maltrato animal y la cadena optó finalmente por fichar a César Millán, la auténtica estrella internacional de este formato. Mediaset dejó de contar con Borja casi de la noche a la mañana.

En una entrevista para la Cadena Ser, Capponi confesó que tras los buenos datos de audiencia de la primera temporada, la productora decidió grabar nuevos capítulos y a él no dejaban de llegarle correos electrónicos de personas queriendo contratarle. Pero esto cambió de forma abrupta, ya que tras las acusaciones de maltrato por parte de sectores animalistas, estos correos se tornaron en amenazas de muerte.

Así comenzó su bajada a los infiernos particular, llegó a pasar por un desahucio, trabajó como reponedor de supermercado y solo podía alimentar a sus mascotas gracias a las donaciones de pienso: Llamaba a BocaBoca todos días llorando», explicó a la emisora.

«Caí en una depresión y me quise suicidar. Solo quería dormir y no pensar», explicó a sus seguidores de youtube: «Adelgacé 10 kilos y llegué a pensar que tendría que dormir con mis perros en unos túneles», detallaba hace tiempo, además, Capponi en otro de sus clips.

Pero un día recibió una llamada inesperada. «Pon Cuatro», le dijeron. La cadena, finalmente la cadena decidió emitir la segunda temporada que ya estaba grabada pero se encontraba en un cajón.

Tras este giro, Borja se llegó a reunir con Paolo Vasile para intentar grabar una posible tercera temporada, pero finalmente esto no ocurrió y ahora solo se pueden ver episodios antiguos. «En total, por las dos temporadas, me dieron 20.000 euros. ¡A mí me estafaron!», denuncia.

Actualmente Capponi lleva una vida austera y sencilla y vive con una manada de 15 perros en una finca de 5.000 metros cuadrados en Monte Acevedo, cercad e Madrid.