web analytics

Bombazo: la exigencia urgente de Rocío Flores al jefe de Telecinco, Paolo Vasile

Rocío Flores se reunió con Vasile para imponerle una solicitud.

No cabe ninguna duda de, si dejamos de lado el caso de Antonio David Flores, las personas que han salido más afectadas por la emisión de la docuserie de Rocío Carrasco han sido sus hijos Rocío y David Flores. Los jóvenes llevan casi toda su vida lidiando con la batalla de sus padres, pero nunca antes lo habían hecho de una forma tan mediática.

Durante los últimos meses, ambos han estado en el ojo del huracán. Especialmente Rocío Flores, que no salió demasiado bien parada de lo que contó su madre en la docuserie, especialmente después de que esta revelara que supuestamente sufrió una paliza a sus manos.

La joven no se ha quedado de brazos cruzados, y toda la familia Flores prosigue implacable en su venganza personal. Después de la victoria en los juzgados de Antonio David, que le ganó la batalla a La Fábrica de la Tele por despido improcedente y atentar contra su derecho al honor, su hija ha tomado el mismo camino.

Primero piensa sentar en los banquillos a los dueños de la productora responsable de la docuserie de su madre. Concretamente, por hacer pública la sentencia que la condenó como «autora responsable de un delito de maltrato habitual y de una falta continuada de amenazas e injurias» contra su madre.

Pero la venganza de Rocío Flores no termina ahí, ya que también piensa ir a por Raúl Prieto, a quien también le tocaría declarar por el contenido emitido en Viva la vida. Hace una semana Rocío Flores habría puesto una denuncia contra la productora Cuarzo en el Juzgado de Instrucción Nº 38 de Madrid por «una invasión a su intimidad personal y familiar». Cuarzo es la empresa encargada de producir programas como Viva La Vida La Isla de las Tentaciones en Telecinco.

Rocío Flores se ha reunido con Paolo Vasile para imponerle una solicitud.

Por si fuera poco, los rumores de ruptura entre su padre, Antonio David Flores, y Olga Moreno, han hecho que la joven le haga exigencia a la «cúpula» de Telecinco, la cadena en la que trabaja. Y es que Rocío Flores vuelve a ser perseguida por la prensa desde que se publicara la noticia de la separación.

El silencio de los principales afectados ha hecho que se hayan dado datos muy disparatados sobre la supuesta ruptura. Entre ellos, que podría haber sido causada por una tercera persona, que además es amiga de Rocío Flores: la reportera de Telecinco Marta Riesco, con la que trabaja en El Programa de Ana Rosa.

De hecho, se ha llegado a insinuar que la influencer podría haber sido cómplice del escarceo amoroso. Por todo ello, la joven ha llegado a «romperse». Según fuentes cercanas a la familia, la propia Rocío Flores ha afirmado que la situación que está atravesando “es insufrible. Estoy destrozada, esta es la realidad”.

Ella no está dispuesta a que se afirme que ella ha podido ser facilitadora de la infidelidad de su padre, por lo que ha tomado cartas en el asunto. Lecturas afirma en exclusiva que Rocío se ha visto las caras esta semana con el mismísimo Paolo Vasile, el Consejero Delegado de Mediaset.

Así, la hija de Rocío Carrasco le habría hecho una exigencia: le pidió “que en la cadena no se hablara de ella, que la desligaran de la noticia y de Marta Riesco”. “No quería quedar como consentidora de esta presunta infidelidad de su padre con su amiga. Amiga que días antes había organizado su fiesta de cumpleaños”, afirman.

La mencionada publicación tuvo como fuente a una persona cercana a la familia. Según la misma, el principal motivo es la salud mental de la que todavìa es la esposa de su padre. “No puede soportar que Olga crea por un momento que la ha traicionado. Y tampoco quiere quedar mal con sus seguidores”, dijo.

En todo caso, la fuente de Lecturas ha puesto en duda el comportamiento de la joven Flores. Ha manifestado: “Es llamativo que se reúna con el ‘gran jefe’ y no desmienta la separación de su padre y su mujer. La da por cierta y solo se preocupa de no quedar mal con Olga ni con la opinión pública”, explicó.

Por el momento, no sabemos si la exigencia surtirá efecto, o si definitivamente se aclarará la veracidad o no del fin del matrimonio. Lo que está claro es que el asunto va a dar mucho de qué hablar.