web analytics

Una mujer, acusada de asesinato por dejar morir de hambre al hijo de 7 años de su pareja

Leticia Bravo, una mujer de 39 años, ha sido detenida por la policía acusada de encerrar al hijo de siete años de su pareja en un dormitorio, con un candado exterior, y dejarle morir de hambre. La autopsia del menor mostró que tan solo pesaba 16,7 kilos en el momento en que falleció por desnutrición.

La mujer era la encargada de cuidar al niño en su propio domicilio, durante todos los días de la semana excepto los domingos, día que pasaba con su padre, Arturo Cuacuas de 56 años.

Bravo se convirtió en la cuidadora del menor, Peter Cuacuas, desde septiembre de 2020, cuando tras el comienzo del año escolar el niño comenzó a quedarse en su casa desde donde daba sus clases en su colegio de forma virtual. Desde el mes de enero, el pequeño dejó de conectarse, fecha desde la que la mujer le dejó encerrado hasta el 10 de febrero, día en el que ella llevó su «cuerpo ya sin vida» al hospital St Luke’s en Newburgh (Nueva York), donde más tarde fue declarado muerto.

“Es impensable que alguien acepte la responsabilidad de cuidar a un niño y luego le niegue las necesidades básicas de la vida. Tenemos a una persona responsable de poner en marcha todo lo que llevó a la muerte de Peter, y también tenemos a otra persona que vio como esto sucedía, que debió haber tomado alguna medida y que no lo hizo”, dijo sobre el terrible caso, el fiscal del distrito David Hoovler.

Leticia Bravo se enfrenta a una pena de 25 años a cadena perpetua por homicidio en primer grado, mientras que el padre del niño, ha sido acusado de homicidio por negligencia criminal. La mujer, quien según los fiscales trabajaba como profesionalmente como cuidadora de niños, permanece detenida en la cárcel del condado de Orange a la espera del juicio y se le ha fijado una fianza de 250.000 dólares en efectivo.