web analytics

¿Se ha marchado para siempre? Carlota Corredera abandona Sálvame

Carlota Corredera continúa en el punto de mira de los espectadores.

El programa vespertino que presenta Jorge Javier Vázquez es uno de los productos más lucrativos de Mediaset. Gracias a sus colaboradores, consiguen que la audiencia se enganche a las tramas que plantean. Algunas veces, dichas tramas son urdidas sin ningún pudor.

Sálvame se ha convertido en un programa controvertido al que se ha calificado en muchas ocasiones como «telebasura»,​ convirtiéndose, por ejemplo, en el espacio televisivo que más quejas acumula por no cumplir el Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia. Más de la mitad de las protestas que tiene la cadena son debidas a este programa.

Sálvame fue foco de las críticas recientemente después del despido en directo de Antonio Canales. Después de conocer en directo que el programa le había despedido, arremetió contra el programa, La Fábrica de la Tele y Mediaset por «cansar» a los espectadores. Según él, están permitiendo que hasta las «teleseries» se impongan en el ranking de audiencia.

El bailaor, molesto con las formas que se emplearon para despedirle, arremetió contra el programa. Puso de relieve que si la audiencia de Sálvame está cayendo no es por su culpa. «No estamos en época de buenas audiencias para el programa. Las estadísticas de Mediaset dejan mucho que desear», dijo el ya extertuliano.

Carlota Corredera, por su parte, vive envuelta en una polémica permanente. Cuando se pone al frente del programa de Telecinco acaba sacando de quicio a algunos compañeros, pero también a una gran parte del público. Concretamente, la emisión del documental de Rocío Carrasco y su posicionamiento a favor de la hija de Rocío Jurado le ha pasado factura.

Si bien al principio se la veía como una gran defensora de los derechos de la mujer, con el tiempo se ha empezado a considerar que su discurso está cargado de contradicciones. No tuvo inconvenientes en compartir plató con Antonio David durante meses conociendo el contenido del documental, por ejemplo.

Además, se le ha reprochado que no mostrase tanta simpatía por Olga Moreno o Rocío Flores, como si la defensa hacia Rociíto implicara dejar en mal lugar a los demás. Hace unos días Carlota sorprendió a sus seguidores con un tuit bastante enigmático en el que escribió #YoSiTeCreo, y no hizo falta más para que se la criticara en las redes sociales.

«Increíble que después de todas las faltas de respeto y humillaciones a las mujeres de Sálvame, presumas de feminista. O se defienden a todas las mujeres por igual o tu feminismo de intereses monetarios no me representan», le contestó una tuitera.

Otra usuaria le espetó: «Luego tapas sentencias de maltrato y humillas a la víctima, y das besitos al maltratador. Revísate el vídeo que tienes, con la sentencia condenatoria por maltrato de Diego Matamoros».

Carlota Corredera, responsable de la pérdida de espectadores.

Sin embargo, las críticas cada vez que le importan menos a Corredera. Hace unos días fue protagonista de un momento que provocó que abandonara el plató, después de que Miguel Frigenti contara una serie de detalles «escabrosos» de la casa de Secret Story.

«No puedo más, basta ya. Si sigues contando esas cosas me voy», dijo la gallega antes de retirarse. A pesar de ser presentadora del espacio, para muchos estos comportamientos son demasiado autoritarios y solo buscan captar todo el protagonismo.

Muchos responsabilizan en parte a Carlota de la caída de espectadores sufrida por su espacio en los últimos meses. La audiencia ha decidido darle la espalda al programa vespertino de Telecinco, y la cadena tuvo el peor verano de su historia, perdiendo seguidores en detrimento de Antena 3.

Mientras tanto, en Sálvame tratan de hacer todo lo posible por remontar, aunque eso implique generar discusiones entre los colaboradores o anunciar noticias que luego no se emiten. Lo cierto es que la imagen del espacio cada vez está más deteriorada y, por mucho que lo intenten, no hay manera de limpiarla.

Hace unas semanas sufrieron otro duro varapalo con la demanda ganada por Antonio David Flores, por la que tendrán que indemnizarle con 90 000 euros por despido improcedente. El único as que se guardan bajo la manga Corredera y sus compañeros es la segunda temporada de la docuserie de Rociíto, que está previsto que empiece a emitirse en cuestión de semanas.