web analytics

Telecinco cancela gran parte de Sálvame: se acerca el final de una era

«Las estadísticas de Mediaset dejan mucho que desear».

El programa vespertino que presenta Jorge Javier Vázquez es uno de los productos más lucrativos de Mediaset. Gracias a sus colaboradores, consiguen que la audiencia se enganche a las tramas que plantean. Algunas veces, dichas tramas son urdidas sin ningún pudor.

Sálvame se ha convertido en un programa controvertido al que se ha calificado en muchas ocasiones como «telebasura»,​ convirtiéndose, por ejemplo, en el espacio televisivo que más quejas acumula por no cumplir el Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia. Más de la mitad de las protestas que tiene la cadena son debidas a este programa.

Sálvame fue foco de las críticas recientemente después del despido en directo de Antonio Canales. Después de conocer en directo que el programa le había despedido, arremetió contra el programa, La Fábrica de la Tele y Mediaset por «cansar» a los espectadores. Según él, están permitiendo que hasta las «teleseries» se impongan en el ranking de audiencia.

El bailaor, molesto con las formas que se emplearon para despedirle, arremetió contra el programa. Puso de relieve que si la audiencia de Sálvame está cayendo no es por su culpa. «No estamos en época de buenas audiencias para el programa. Las estadísticas de Mediaset dejan mucho que desear», dijo el ya extertuliano.

El programa de Jorge Javier Vázquez sigue a la baja.

Lo cierto es que Sálvame no remonta, y se ha convertido en un barco que viaja a la deriva. Parece que han terminado pasándole factura los continuos escándalos en los que se ha visto implicado el programa desde la emisión de la docuserie de Rociíto, además del poco atractivo contenido de los últimos meses.

Para Jorge Javier Vázquez y los suyos es una situación inédita, especialmente por los constantes ataques en redes sociales y la abrumadora pérdida de audiencia. Finalmente, ha quedado demostrado que el programa es incapaz de gestionar las cuatro horas en directo que duraba hasta el momento.

Por ese motivo, en Mediaset han decidido acortar su emisión. Una decisión rotunda: eliminar la última parte, Sálvame Tomate, y sustituirlo por una serie turca. Se trata de las ficciones que han demostrado tener un rotundo éxito entre los televidentes en esa franja horaria, convirtiéndose en la última esperanza de Telecinco para competir con su rival.

Hasta el momento, Sálvame ha sido incapaz de superar a Tierra Amarga en Antena 3, que se ha establecido como el programa más visto de las tardes. Además, colaboradores como Kiko Matamoros han amenazado con abandonar el formato. Por su parte, los detractores del programa han intentado en varias ocasiones boicotear al programa.

Desde las redes han llamado a hacer un apagón televisivo y no darle más bombo al programa. Por tanto, las últimas noticias las recibirán como una especie de triunfo.

«En esta profesión cuando estás bien anímicamente te parece fácil hacerlo y cuando estás de bajón echas la culpa a tu profesión. Ves como que la única válvula de escape es largarte», dijo Jorge Javier ante la complicada situación que atraviesan.

Las presentadoras de Sálvame, objetivo de constantes ataques.

Los espectadores siguen siendo muy críticos con Carlota Corredera, que ha visto como su prestigio caía en picado a raíz de su defensa a Rocío Carrasco. Se trata de algo que la audiencia no perdona, reprochándole que solo defienda el punto de vista de la hija de Rocío Jurado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sálvame (@salvameoficial)

De hecho, es habitual que las redes se llenen de comentarios en su contra cada vez que presenta el programa. «Ale, apagón. Insoportable mujer» o «Carlota, no puedo. Lo siento, Adiós. Y la Alcaide igual de insufrible. No aguanto a ninguna de las dos así que me voy», son algunos ejemplos de los mensajes que se pueden leer en esas ocasiones.

Por su parte, la popularidad de Paz Padilla tampoco pasa por su mejor momento. Muchos de sus comentarios terminan encendiendo la polémica, como cuando recientemente se atrevió a opinar sobre la boda de Anabel Pantoja, que se casó dos días después del fallecimiento de su abuela, Doña Ana. «Yo, que entiendo la muerte desde otro prisma menos dramático. Que yo bailé en la iglesia con el cuerpo presente de Antonio, fuimos a ver la puesta de sol y bailamos…», explicó acerca de las circunstancias de la colaboradora.

«Por ella, por cómo se siente uno ante una pérdida de un ser querido, creo que no va a disfrutar de la boda», dijo Padilla. «Al final es una celebración para ellos. Mi boda con Antonio fue lo más bonito del mundo y si pienso en ella lloro».

«A mí me daría mucha pena que ella no pudiera vivir una boda plena y que recordara toda la vida que se casó con la pena de que su abuela había muerto el día anterior», zanjó la gaditana. Unas palabras que muchos le reprocharon.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sálvame (@salvameoficial)

La suma de todo esto ha sido una crisis sin precedentes dentro del programa, que terminó decidiendo eliminar por completo a Rocío Carrasco de su plantilla, a pesar de que hace tan solo unos meses presentaron su sección Hable Con Ella por todo lo alto.