web analytics

Kiko Hernández no levanta cabeza: ha sido denunciado por acoso

Kiko Hernández recibe un nuevo varapalo.

Francisco Hernández, nacido en Madrid en 1976, y más conocido como Kiko Hernández, es un colaborador y presentador de televisión español. Saltó a la fama por su participación em 2002 en la tercera edición del concurso de telerrealidad Gran Hermano.

Tras quedar en tercera posición, le surgió colaborar en Crónicas marcianas, el programa nocturno presentado por Javier Sardà, hasta la finalización del programa en 2005. En 2004 empezó a colaborar en A tu lado, presentado por Emma García y Felisuco. En 2009 comenzó a colaborar en los programas Sálvame y Sálvame Deluxe, que se convirtieron líderes en audiencia, convirtiéndole en uno de los colaboradores de televisión más reconocidos y polémicos.

Ser colaborador de estos formatos es sinónimo de fama televisiva… y de granjearte un montón de enemigos en el mundo de la prensa rosa. Kiko Hernández lo sabe bien: ha perdido recientemente una batalla judicial contra un antiguo conocido con el que mantiene una guerra aún abierta.

Demandado por presunto «acoso».

Liberto López de la Franca y Gallego es uno de los exconcursantes del reality show Acorralados. Cuando salió del concurso en diciembre de 2011, se pensó mucho tomar una importante decisión: denunciar a varios medios de comunicación y, en concreto, a Kiko Hernández por «presunta intromisión ilegítima en su derecho al honor, intimidad personal y propia imagen».

Aunque tardó en hacerlo, finalmente lo hizo. Para él, su honor se había visto mancillado y necesitaba que la Justicia actuara en su nombre. Su demanda, en la que se reclamaba «150.000 euros por daño emergente y otros 150.000 por lucro cesante», fue archivada en lo penal, pero en la actualidad se encuentra en el Tribunal Supremo, en «recurso de casación».

Ahora, un nuevo contencioso recrudece esta guerra entre Liberto y Kiko Hernández. Su enfrentamiento empezó siendo televisiva, y acabó en judicial. Según contó el propio Liberto, el pasado 11 de octubre interpuso una denuncia en el Juzgado de Guardia de Ciudad Real al colaborador de Telecinco por supuesto «acoso telefónico y por utilizar mi imagen sin permiso».

Además, ha solicitado «una orden de alejamiento». «Le he puesto una demanda por una cautelarísima y una orden de alejamiento por acoso», contó Liberto. «Una persona que ha sido demandada o codemandada ni debe ni puede ponerse en contacto. (…) Cuando salió la primera sentencia, con la que el juez no entra en el fondo y estima que estaba prescrita, ese día de la sentencia me manda a uno de mis teléfonos un WhatsApp en el que me dice una serie de cosas».

Y añadió: «Al tiempo me vuelve a enviar otro mensaje donde me dice que voy perdiendo juicios y que ahora me toca pagar costas. Cosa que no es verdad porque tengo un abogado de oficio y no me toca pagar nada. Hasta en eso está mintiendo este señor. Al hacer esto este señor (enviarle mensajes), yo creo que es una cuestión de acoso. Este hombre ha roto unos límites procesales y extraprocesales al ponerse en contacto conmigo».

«Está acosándome de una manera directa hacia mi persona. Interpuse la demanda el pasado lunes 11 de octubre. El caso está en el Juzgado de Guardia y ahora tendrá que decidirlo el juez. Se ha interpuesto una cautelarísima y una orden de alejamiento. La orden la he puesto porque aunque yo no vivo en Madrid, mi puesto de trabajo sí está en Madrid. Yo no quiero volver a ver a este señor».

La razón por la que Liberto esperó para actuar contra Kiko Hernández.

Los mensajes que él entiende como «acoso» se han producido recientemente, en «septiembre» del año presente. Según Liberto, su controversia con Hernández «se inicia incluso antes del reality Acorralados. Este señor, como es un catedrático de embrollos y mentiras, nunca actúa estando la persona presente. En mi caso, en la ausencia de una persona que está en un reality y no se puede defender. Habiendo una indefensión total».

Sobre por qué no actuó contra Kiko nada más abandonar el concurso, en diciembre de 2011, explicó: «Hay una serie de cuestiones que las personas no conocen de fondo. Y es que, si tú inicias un procedimiento tienes que denunciar también a la cadena», dijo.

«Y eso te coloca en un brete con la productora, porque tú te debes a un contrato, y si no cumples ya no te llaman más veces. Además, como nos pagaban a 90 días, el abogado que yo tenía entonces me dijo que no se me ocurriera iniciar nada en aquel momento porque tenía que cobrar, y hasta que no cobras el total te pueden hacer una sanción», explicó Liberto.

«Yo no predispuse que esto iba a ser un escándalo. Todas las mentiras, las infamias, las ignominias… Él ha dado por hecho cosas de mí que nunca han ocurrido». La última palabra la tendrá un juez.