web analytics

Varios colegios instan a los padres de sus alumnos a prohibirles que vean “El juego del Calamar”

La serie surcoreana «El juego del Calamar» de Netflix se ha convertido en un fenómeno social, convirtiéndose en una de las series más populares del servicio de transmisión hasta la fecha, además de una de las más controvertidas. Su trama consiste en que personas con problemas económicos compiten por un suculento premio económico a través de unas pruebas de supervivencia extrema basadas en juegos infantiles.

Muchos de los episodios contienen escenas muy violentas en las que los concursantes acaban muriendo, y esto está siendo objeto de preocupación y crítica entre los profesores de colegio al ver que muchos de sus alumnos menores de edad, la han visto y están recreando algunos de estos desafíos en los recreos.

La escuela primaria John Bramston en Ilford (Reino Unido) ha enviado una carta a los padres de sus alumnos en la que explica su preocupación de que los niños que han visto la ficción televisiva, juegan a fingir dispararse unos a otros en el patio de recreo como una forma de recrear la serie, según informa el medio The Independent.

La carta dice: “Estimados padres/cuidadores: Nos ha llamado la atención que varios de nuestros niños están viendo El juego del Calamar en Netflix. Hemos notado un mayor número de niños que comienzan a jugar sus propias versiones de este juego en el patio de recreo, lo que a su vez está causando conflictos dentro de los grupos de amigos. Nos gustaría hacerles saber que este programa no está recomendado a menores de 16 años. Los niños que la vean están expuestos a escenas explícitas de violencia y, lamentablemente, los niños están ya representando estos comportamientos en el patio de recreo y no serán TOLERADOS. Cualquier niño que imite o demuestre estos comportamientos, se llamará a los padres y se aplicarán sanciones. Por favor, apóyenos para mantener seguros a sus hijos».

En el colegio Béguinage Hainaut de la región de Valonia (Bélgica), se ha detectado también que los alumnos juegan a Luz verde, luz roja (en España conocido como El Escondite inglés). Mientras que en la serie al concursante que pillaban moviéndose le ejecutaban, en la versión de este colegio el perdedor recibe un puñetazo en la cara.

Este centro se ha visto obligado a redactar también un comunicado, que ha sido colgado en Facebook, en el que piden a los padres que adviertan a sus hijos de la peligrosidad de emular a El juego del calamar y las lesiones que se pueden llegar a ocasionar en la cabeza. No prohibiendo el tradicional juego pero no tolerando ninguna violencia impuesta como castigo a los perdedores, algo inspirado en la serie surcoreana.