web analytics

16 personas que fueron atendidas de forma lamentable por «profesionales»

La calidad del servicio es uno de los indicadores clave de la profesionalidad. Pero es una pena que no siempre sea así y ya sea por falta de interés, por ahorrar costes o por falta de profesionalidad el resultado final es un desastre.

Nos alegramos que los protagonistas de nuestro artículo se lo hayan tomado con sentido del humor, pero la realidad es que fue una faena y seguro que no nos volverán a recurrir a estas empresas.

1. “El maquillaje de mi amiga para una boda dejaba mucho que desear”

2. “Hizo un pedido de zapatillas y le contestaron esto”

3. “Me alojé en un hotel que no me daba muy buena espina, al abrir la cama me encontré con esto”

4. “Los huevos duros en mi hotel dan ganas de llorar”

5. Falta de respeto y de tacto

Llamé a un servicio de limpieza. La señora se comportó de forma extraña y entró en una habitación cerrada, a pesar de que le advertí que no abriera la puerta. Hacía comentarios como: “¡Oh, yo lo tiraría todo! Oh, los muebles no son nuevos, ¡los llevaría a la basura!”. Si solo vas a trabajar a departamentos nuevos con renovaciones recientes, indícalo en el anuncio. © Vares

6. “Pedí tortitas a mi habitación. Me trajeron una gigante dentro de una caja de pizza”

7. Un clásico que cada vez da más rabia

8. En e último momento hay un giro inesperado

Tuve una situación graciosa con un taxista. Llamé a un taxi y especifiqué el lugar con la aclaración: Entrada 4. Salí, esperé el coche y lo seguí en el navegador. Lo vi llegar. Pasó la primera entrada y puso en el estado “Esperando”. Pasando la segunda: “Comienzo de ruta”. Luego pasó por delante de mí, asombrado, y se alejó hacia el atardecer. © Giganskiy ktyr

9. “Ayer el correo entregó mi pedido, que debía pesar 13,24 kg. La caja terminó pesando no más de 2 kg. Fue abierta en la oficina de correos”

10. “Pedí un limón para el té para llevar y me pusieron esta porquería”

11. “Pues la calificación está clara…”

12. Huella de zapato en la caja, ¿qué hago?

13. “Hoy mi amiga recibió estos mensajes del repartidor. ¿Denuncia?”

14. “Las sábanas de mi habitación venían con sorpresa”

15. Está claro que renunciaría a la siguiente

En un restaurante muy elegante, una camarera dejó caer un trozo de carne frita sobre mis pantalones claros. Un shock. Lo que culminó cuando lo tomó con unas pinzas y lo colocó en mi plato. Mis compañeros estallaron en carcajadas. La camarera se encogió de hombros y dijo: “Está bien, traeré otro trozo”. Nuestras risas se convirtieron en sollozos. No hubo disculpas, ni intentos de salvar los pantalones, ni siquiera ofreciendo ayuda. © Yulia Irishina

16. “Nunca me había ocurrido algo así. Pedí burger y Coca-Cola y así me llegó el refresco”