web analytics

El polémico discurso de Pérez-Reverte en directo en ‘El Hormiguero’: «¿Me va a cambiar a mí el lenguaje Irene Montero?

El escritor reflexionó en directo sobre su oposición al lenguaje inclusivo.

El Hormiguero es uno de esos espacios que recibe opiniones de todo tipo. Aunque hay quien está enganchado al formato, mientras que otros directamente no lo soportan, y solo lo ven cuando hay un invitado que, a su juicio, merece la pena. Es muy frecuente que, cuando eso ocurre, recurran a las redes para despotricar contra el presentador y sus colaboradores.

Era evidente que el último invitado no iba a dejar indiferente a los haters de El Hormiguero. Se trató nada más y nada menos que del escritor Arturo Pérez-Reverte, últimamente casi tan famoso por sus novelas como por sus polémicas en las redes sociales.

Pérez-Reverte visitó El Hormiguero para promocionar su nueva novela, El Italiano. Se trató además de una entrevista que, de acuerdo con Motos, le había «costado mucho» lograr. El propio escritor confesó: «No me gustan los platós, me traen recuerdos. Odio los directos».

A cambio, el presentador dedicó todo el programa a su invitado, dejando fuera las secciones habituales. Pérez-Reverte se relajó y habló de la trama del libro, de la historia real en la que se inspira y en lo potente de sus personajes.

También habló de la Academia de la Lengua, por la que aseguró que «Rajoy no pisó en todo el tiempo que gobernó. No le interesaba». Añadió que suele ser criticado en las redes por haberse opuesto al lenguaje inclusivo, algo que razonó: «Es verdad que el lenguaje se basa en muchas pautas machistas, pero no puedes violentar y que se produzca el cambio en cuatro días», empezó.

«Iros a hacer puñetas».

«Soy anti-inclusivo radical en defensa propia», aseguró. «Trabajo con el lenguaje, hago novelas con las que me gano la vida y la gente las lee, necesito poder reservarme el derecho a utilizar las palabras que requiera mi trabajo. Cuando el feminismo ultrarradical pretende meterse en esas cosas me burlo, me río y digo iros a hacer puñetas».

Motos le preguntó de forma irónica si apoyaba el «todes» o el «señoro», y Reverte sonrió para continuar: «Caen en esos extremos los y las analfabetas, los y las que ganan algo con esto… ¿me va a cambiar a mí el lenguaje Irene Montero? Lo siento mucho, la lengua española déjemela tranquila», sentenció.

El presentador le preguntó entonces por la opinión sobre la nueva clase política y respondió con un ejemplo: «Pablo iglesias nunca me ha gustado pero es un tipo culturalmente muy interesante. Puedes no estar de acuerdo con él, pero es de una estatura política alta, merecía la pena. Gente de ese nivel no hay. Y en la derecha ni te digo», dijo.

En las redes se leyeron comentarios como estos:

Y tú, ¿qué opinas de sus palabras?