web analytics

El niño enfermo de cáncer ayudado por su hermana mientras vomitaba, una de las foto más virales, da la mejor de las noticias

La imagen de Beckett soportando los estragos de la quimioterapia junto a su hermana se hizo viral.

Fue una imagen que consiguió emocionar a los usuarios de las redes sociales hace dos años: la imagen de una niña de cinco años consolando a su hermano, enfermo de cáncer. El niño tenía que recurrir al baño para soportar los duros efectos del tratamiento de quimioterapia que estaba siguiendo.

La imagen del pequeño apoyado sobre un inodoro soportando los estragos de la quimioterapia, mientras su hermana le ayudaba a sobrellevar el duro momento, dio la vuelta al mundo. Una escena tan triste como enternecedora, que tocó la fibra sensible de tanta gente.

Beckett, con cuatro años en el momento de la imagen, fue diagnosticado de leucemia linfoblástica aguda a la edad de dos años, en 2018. Desde entonces había estado sufriendo hospitalizaciones, quimioterapias y tratamientos para vencer la enfermedad.

Aubrey, siempre a su lado.

Su familia fue una parte fundamental en este duro camino, especialmente su hermana mayor, tan solo 1 año más que él. Pese a su corta edad Aubrey siempre estuvo al lado de su hermano pequeño y la conexión que hay entre los dos es especial, asegura su madre.

Kaitlin Burge, de Princeton, Texas, cuenta como la pequeña Aubrey en los momentos en los que su hermano se sentía tan débil como para andar, ella incluso le cargaba en brazos y le llevaba hasta el sofá.

La madre también ha detallado que la hermana mayor sigue jugando un papel protector sobre Beckett. «Cuando él estaba en quimioterapia, ella era más una figura materna para él, pero ahora Aubrey está empezando a notar que, ahora que está bien, quiere ser un poco más independiente», ha señalado.

«Aubrey está lidiando con esta situación ahora que su hermano ha encontrado su voz interior y, cada vez que ella intenta ayudarlo, le contesta que puede solo», ha apuntado Kaitlin, al tiempo que afirma que agradece pelearse como una familia normal.

Afortunadamente, han recibido la mejor de las noticias. Todos esos difíciles momentos por los que ha pasado la familia han quedado atrás ya que el pequeño se encuentra libre de cáncer y ya acude al colegio. Kaitlin y su marido recuerdan los momentos puros de amor que les han dado sus hijos, pero ahora es momento de mirar al futuro y ver a los pequeños Beckett y Aubrey sonreír.

“El impacto de Aubrey sobre su hermano ha sido muy importante, y su apoyo le ha ayudado a que él supere esta situación”, asegura su madre, “El vínculo que han creado entre ellos es inquebrantable”.