web analytics

Aitor, el niño que murió después de haber ido 5 veces a urgencias: un paso más cerca de la verdad

La abuela de Aitor lo llevó al ambulatorio y al hospital hasta en cinco ocasiones.

El pequeño Aitor, de 8 años, falleció después de que 5 médicos diagnosticaran que “no tenía nada”. El pasado miércoles 28 de octubre, en el Hospital General Universitario de Elda, los médicos de urgencia no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Su muerte se produjo después de que el pequeño pasara 4 días con unos dolores abdominales insoportables, sin embargo, los 5 médicos que le vieron no dieron ninguna importancia. Posteriormente, la autopsia judicial solicitada por la familia señal que una peritonitis fue la causa de la muerte de Aitor.

Se trata, por lo tanto, de una muerte que según su familia se podía haber evitado. Su abuela y tutora legal, Marta González subió a las redes sociales un vídeo con su desgarrador testimonio. Ella contó cómo fue el sufrimiento del pequeño en sus últimos días de vida, y la presunta negligencia de los médicos que le atendieron.

Hasta 5 visitas al médico.

El sábado 24 de octubre, después de estar jugando con unos amigos en Petrer, Alicante, Aitor regresó a casa sufriendo un fuerte dolor abdominal. Inmediatamente, su abuela lo llevó al centro de salud del municipio, pero el médico de urgencias no le dio importancia.

De vuelta en casa, los dolores persistieron, así que esa misma noche acudieron al Hospital General de Elda. Le diagnosticaron una posible gastroenteritis y le volvieron a enviar a su domicilio. sin embargo, con el paso de las horas, el estado de Aitor no dejaba de agravarse.

Por ese motivo, el lunes su abuela volvió a llevarlo por la mañana al centro de salud y por la tarde al hospital de Elda con el mismo resultado. “En todo momento, nos dijeron que el niño no tenía nada y que descansara en casa”, contó.

Según la familia, en estas visitas la única prueba que le realizaron fue un análisis de orina para comprobar los niveles de azúcar. La abuela había dicho a los médicos que el niño había orinado más de lo normal. Adicionalmente, le suministraron un suero fisiológico porque el pequeño vomitaba todo lo que ingería.

La noche del martes 27 de octubre el sufrimiento del pequeño era insoportable, así que acudieron de nuevo al hospital en busca de ayuda, pero los médicos se limitaron a administrar una inyección a Aitor para aplacar los dolores.

En casa, el pequeño se desmayó y una ambulancia acudió a la vivienda para estabilizar al pequeño. Le trasladaron al hospital en estado crítico. A las 10 de la mañana del 28 de octubre, Aitor fallecía sin que los médicos pudieran hacer nada por él. “Cinco veces a urgencias y me lo han dejado morir”, lamentó su abuela en un vídeo desgarrador.

La familia de Aitor lucha por continuar la investigación sobre la muerte de Aitor.

Ante los hechos relatados, la familia de Aitor se centró en denunciar la actuación del personal sanitario que atendió al pequeño. De acuerdo con sus argumentos, no llevaron a cabo las pruebas necesarias para determinar la patología del menor. A su juicio, no hicieron lo necesario para paliar su sintomatología.

Además, denuncian que el martes 27 de octubre el personal del Centro de Salud de Petrer le recomendó no acudir a urgencias del hospital por la situación pandémica. «Todo lo tapan con el coronavirus y están dejando morir a la gente. Solo pido que no permitáis que a ningún niño más le pase esto. A ningún niño más. A mí me han quitado la vida. Ni una puñetera analítica de sangre le hicieron a mi criatura: ni una sola», aseguraron.

El examen forense practicado en el Instituto de Medicina Legal de Alicante sirvió para que el juzgado abriese las diligencias pertinentes, aunque el proceso judicial continúa a día de hoy. Sin embargo, según reveló esta semana el diario Las Provincias, muy pronto se dará un nuevo y determinante paso en la investigación. Un forense de pediatría digestiva analizará la autopsia del niño para determinar si hubo mala praxis por parte de los médicos que le atendieron.