web analytics

VOX quiere prohibir las ‘albóndigas veganas’

El partido de ultraderecha VOX ha presentado una proposición no de ley para regular los productos vegetales que imitan a la carne. Mediante esta propuesta se pretende prohibir términos que se utilizan actualmente y que no se encuentran legislados.

El partido que lidera Santiago Abascal quiere que no se utilicen términos que se asocian a productos cárnicos como ‘albóndiga vegana’ o ‘salchichas de tofu’ y que se usen otros de forma específica para estos elaborados que están ganando gran popularidad. En el texto de la propuesta se puede ver que el partido considera que: «son comercializados bajo una denominación inadecuada y errónea para hacer referencia a productos de origen no animal».

Según VOX, «con el desarrollo de estos nuevos productos, ha surgido un conflicto con el sector cárnico respecto a qué se conceptúa como ‘carne’ y cuándo se permite utilizar denominaciones que tradicionalmente han estado atribuidas a productos cárnicos como la hamburguesa, salchicha, escalope, etc».

«Lo lógico es que, si hay productos totalmente distintos, los nombres también tienen que ser totalmente distintos. Aunque las salchichas veganas y hamburguesas vegetales lograran contar con un tenor proteico significativo, éstas no presentan de ninguna manera los mismos valores nutricionales que sus homólogos cárnicos, ya que sencillamente no contienen carne», argumenta el partido.

Algo parecido ya sucedió en el sector lácteo, los productos derivados de vegetales no se venden como ‘leche’ o ‘yogur’ ya que estos términos, por la legislación europea, solo pueden aludir a productos de origen animal.

Vox pide al Gobierno que prohíba «la comercialización de productos a base de vegetales con las nomenclaturas propias de los productos cárnicos, como son las mencionadas ‘hamburguesa vegana’, ‘vegan nuggets’, ‘albóndigas veganas’, ‘carne picada vegetal’ o ‘salchichas de tofu’, entre otras».

«De esta forma se consigue evitar confundir al consumidor y se respeta el origen del alimento y a sus productores. En definitiva, es necesario llamar a cada cosa por su nombre y garantizar la veracidad de la información que se traslada al consumidor, eliminando, así, cualquier atisbo de publicidad engañosa», concluye la propuesta del partido ultraconservador.