web analytics

«Hay gente que me dice que soy una mierda de persona»: Ana Peleteiro explota por las condiciones de un acto que tuvo que abandonar

«He hecho actos con diarrea, con dolor de cabeza, de ovarios…»

La atleta Ana Peleteiro, campeona de Europa de triple salto en pista cubierta, se ha convertido en una de esas personas que no deja a nadie indiferente. Concretamente, ha estado en el punto de mira de muchos después de haber denunciado repetidamente el racismo en el mundo del deporte, y de haber tenido alguna que otra polémica con personalidades relacionadas con el partido ultraderechista Vox.

Ahora, la medallista olímpica en Tokio 2020 ha estallado después de acudir a la conferencia del Foro Internacional del Deporte que se celebró en León. La gallega, ante las condiciones que había en la misma, terminó por abandonar.

Tras hacerlo, grabó un vídeo que publicó en Instagram para explicar lo sucedido en el evento. «Quiero explicarlo. Explicar a las personas que pagasteis por verme y por escucharme y no pudisteis porque ciertas personas lo impidieron», relató.

«Llevo semanas muy duras, de cansancio y problemas personales que no voy a contar. Tenía un compromiso, iba contratada. No suelo parar mis entrenamientos, pero creía que estaría bien hablar de valores olímpicos y acepté», contó.

Luego, empezaron los problemas: «Igual soy buena de más. Se nos pide si podemos ir a la rueda de prensa, lo que me suponía despertarme a las 06:30 para llegar allí. Me pidieron una serie de cosas que no estaban en contrato».

«Quedamos a las 17:00. En todo el día no paré. Me pusieron en la oreja un teléfono para atender una radio. Obligada. Luego que firma de autógrafos, que no sabía. Voy sin rechistar», dijo. Peleteiro explicó: «Vi un trato diferente en función de las personas. No estaba allí de vacaciones. Tenía que volver a Guadalajara de nuevo, llegar a las dos y media de la madrugada».

«No podía rendir en el entrenamiento. Mi representante se queja a la organización, y ellos dicen que no saben nada. Que lo sentían, pero que no había solución», contó.

Y luego argumentó: «Les transmití que me quería ir a mi casa. Me amargaron el día. Dije que tenía que hablar media hora, pero que para eso no les interesaba y que me podía ir. Así que me marché. No se me respetó».

«He hecho actos con diarrea, con dolor de ovarios, de cabeza, con faringitis… Siempre he dado el pego. Es la primera vez que me pasa algo así en mi vida», dijo la medallista olímpica. «Veo mensajes de personas que me dicen que les decepcioné y que soy una mierda de persona. Piensan eso porque no saben la verdad. Solo tengo ganas de llorar», sentenció.