web analytics

15 demostraciones de que las personas felices no son aquellas que son bellas, sino las que mas se quieren a sí mismas

Los estándares de belleza que nos siguen queriendo imponer desde la publicidad hacen mucho daño a personas que se sienten inseguras al no cumplirlos. Una nariz grande, curvas o pecas son algunos rasgos de los que nos deberíamos sentir orgullosos y no avergonzarnos. Hay gente que recurre a la cirugía, otras al maquillaje y por suerte, cada vez más gente empieza a lucir con orgullo su físico tal y como es y a reivindicar la belleza de la diversidad

Nosotros desde luego también defendemos esa diversidad y creemos que la belleza reside en cada persona. Si tú te sientes bien contigo mismo los demás te verán bella o bello. Y es que no hay nada como quererse y sentirnos orgullosos de lo que tenemos. Aquí tenéis algunos ejemplos de ello que esperamos que os inspiren.

1. “Nunca pensé que fuera a posar en bañador y subirlo a las redes y la verdad es que ahora me siento mucho mejor mostrándome tal y como soy”

2. “Siempre pensé que nadie me querría por mi nariz… A los 19 años me he dado cuenta de que es una soberana estupidez”

3. “Siempre me avergoncé por el hueco que tengo entre mis dientes. Ahora creo que ahí seguirá siempre y hasta me gusta”

4. “me encantan mis rizos. No sé por qué pensé que podían ser feos y desagradables. Está claro que el problema lo tenía yo”

5. “Mi altura es de 158 cm. Solía pensar que una chica alta nunca querría salir con un muchacho más bajo que ella. Pero llevamos tres años y medio juntos”

6. “He oído muchos comentarios sarcásticos sobre mi nariz y a ver cuando me la operaba. Ahora pienso que me encanta, es parte de mi y de mi personalidad. A quien no le guste que se vaya”

7. “Siempre me avergoncé de mis enormes pies. Hoy por fin lo he superado y llevo chanclas. Me da igual que se vean, me gustan”

8. “No estab asegura de ponerme unas gafas grandes porque podrían hacer mi cara más redonda. Bueno, a mi me encanta, así qeu me las pongo”

9. “No puedo creer que el algún momento haya odiado mi pelo rojo y mis pecas. Ahora no las cambiaría por nada”

10. “El año pasado me di cuenta de que mi cuerpo ya no es ’malo’. Llevo todo el año aprendiendo a quererme a mí misma y dándome cuenta de que a nadie le importa en absoluto qué tipo de ropa lleva uno”

11. “ya no me importa tener vitíligo y espero que la gente a la que le pase tampoco les importe”

12. “Estoy aprendiendo a vivir sin maquillarme y cada vez lo hago menos. Me siento mucho más libre”

13. “Mido 190 cm y me encanta llevar tacones. Que nadie te diga que no puedes llevarlos por ser alta”

14. “¿Que no me ponga vestidos ajustados porque no tengo curvas? Esta es mi respuesta”

15. “Después de 8 años de lucha contra la caída del cabello no quise seguir con pelucas y así me casé con el hombre de mi vida. Él no podía estar más feliz y yo tampoco”