web analytics

Rosi, la joven limpiadora que mantenía a sus ocho hermanos y que ha aparecido asesinada en Galicia

Leticia Magali Sanabria, o Rosi como todos la conocían, apareció muerta el pasado jueves en el interior de su casa con golpes por todo el cuerpo. La autopsia reveló que falleció asfixiada.

La joven de 29 años se había hecho conocida en la localidad gallega de O Barco de Valdeorras (Ourense) por “llevar siempre una sonrisa en la cara”. Además, con su trabajo de limpiadora mantenía a sus ocho hermanos que aún vivían en su Paraguay natal, a los que les enviaba dinero todos los meses desde España.

Un hermano de la víctima explica que gracias a ella han podido sobrevivir todo este tiempo, “e incluso pude ir a la universidad”. Ahora se preguntan qué será de ellos sin Rosi. El envío de dinero es, precisamente, una de las principales sospechas del entorno familiar de la víctima, según informa La Voz de Galicia.

El pasado viernes, Rosi no fue a trabajar y una de sus compañeras se preocupó. Después de llamarla varias veces sin que cogiera el teléfono, se lo comunicó a la Guardia Civil, que se se desplazó hacia su casa y halló allí su cadáver, con golpes por todo el cuerpo y signos de estrangulamiento.

Poco tiempo antes del crimen, la joven se había puesto en contacto con su madre para decirle que alguien de confianza le haría el ingreso económico. “Esta persona de confianza la traicionó y la mató para robarle el dinero”, asegura su hermano. Esta es la pista más fiable, de momento, y la principal hipótesis sobre la que está investigando la policía. Fuentes de la misma han revelado que la puerta de la casa no estaba forzada, y eso podría confirmar que la víctima conocía a su asesino. Por eso durante los primeros días, los agentes se han centrado en interrogar el entorno cercano de Rosi.