web analytics

Localizan el pasaporte del hombre que mató a su hijo en un hotel de Barcelona: creen que podría estar muerto

La búsqueda de Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, el acusado de matar a su hijo de dos años en un hotel de Barcelona, ha dado un giro inesperado, todo indica que su huída torpe y que precisase tratamiento psiquiátrico podría significar, según publica ‘El Punt Avui’, que podría haber sufrido un destino fatal.

En un principio se pensó que Martín Ezequiel Álvarez Giaccio se había fugado tras cometer el crimen, pero el hallazgo de su pasaporte junto a otros indicios hace sospechar a la policía que no fue así.

Varias llamadas anónimas le sitúan en diferentes lugares de Cataluña, pero ninguna de ellas ha dado con su paradero. Se han difundido diferentes imágenes con posibles cambios en su aspecto físico. El supuesto parricida planificó el asesinato de su hijo en la casa de un familiar donde se instaló, en el Vendrell, sin embargo su fuga ha sido catalogada como chapucera.

‘Aquí te dejo lo que te mereces’. Es el último mensaje que recibió la madre del pequeño asesinado. Desesperada, salió corriendo hasta el hotel donde debía estar su hijo. Rogó subir a la habitación, pero no le permitieron la entrada. Sin poder contener los nervios, les contó lo que sucedía.Cuando llegó la guardia urbana pasaban las diez de la noche. Llamaron a la puerta de la habitación, pero como nadie contestaba, abrieron la puerta.

A simple vista, parecía vacía. Al pequeño, de casi 3 años, se lo encontraron debajo de la cama. Presuntamente, su padre lo mató ahogándolo con una almohada. Esa misma tarde, María José había coincidido con padre e hijo en la piscina. Según cuenta, todo parecía normal, el niño estaba contento. Nada le hizo presagiar lo que sucedió después.Sin embargo, le extrañó que el padre grabase varios vídeos al niño para enviárselos a su madre.

El padre le pedía que le dijese que estaba bien.Después, María José salió a dar un paseo. A su vuelta se encontró ya el dispositivo policial. La testigo relata que vio a una joven llorando, en estado de shock.La pareja se había separado hacía pocos días. El presunto parricida le envió varios mensajes amenazantes a su ex mujer antes de su huida.Una torpe fuga en la que fue captado por las cámaras del hotel.