web analytics

Ainhoa Arteta, con varios dedos de la mano amputados después de sufrir un infarto

Ainhoa Arteta está atravesando uno de sus peores momentos personales.

Ainhoa Arteta está pasando por uno de sus peores momentos personales. Según desveló en exclusiva la revista Semana, la misma publicación que anunció este mismo miércoles su ruptura con Matías Urrea, la soprano se encuentra recuperándose en Bilbao de un infarto que sufrió el pasado mes de agosto.

El suceso le habría dejado secuelas irreparables. A consecuencia de esta parada cardiaca de larga duración que casi le cuesta la vida, las extremidades de la cantante acabaron necrosándose. Los médicos tuvieron que intervenir de urgencia para amputarle varios dedos.

No es el único problema de salud al que ha tenido que enfrentarse estas últimas semanas. Además, la vasca tuvo que ingresar durante una semana en el hospital sevillano Virgen del Rocío tras sufrir una infección renal que derivó en sepsis, afección médica grave originada por una respuesta inmunitaria fulminante a una infección.

Esta pudo haberse agravado a consecuencia de su débil estado después de haberse contagiado de coronavirus. Su salud se vio tocada a raíz de esta enfermedad y no ha podido recuperarse al cien por cien.

Ainhoa Arteta y su dura lucha contra el coronavirus.

2021 no ha sido un año fácil para Ainhoa Arteta. En febrero superó el covid-19, con el parón profesional que esto trajo consigo, pero una serie de complicaciones provocaron que la soprano sufriese las secuelas del virus en los meses posteriores. «No fui asintomática, me afectó a los bronquios y casi me baja a los pulmones», relató. Además, un edema que le inflamó las venas interiores a las rótulas le hizo verse en silla de ruedas durante una temporada.

«Confío en que podamos quitar la inflamación y que sean unos efectos secundarios de este bicho, que cuando parece que has pasado todo, de repente de quedas como me quedé yo el otro día, sin poder andar», dijo por entonces, optimista al ser consciente de que se trataba de algo puntual que tendría solución con el tratamiento pertinente.

La artista, que durante una pandemia mostró una actitud beligerante con los negacionistas del coronavirus, logró salir de aquella. Para eliminar del todo las consecuencias negativas que el covid-19 había provocado en sus pulmones, hace unas semanas se sometió a un tratamiento en cámara hiperbárica médica. Esta medida terapéutica administra oxígeno en alta concentración para prevenir las manifestaciones de la hipoxia, que no es otra cosa que la deficiencia de oxígeno en la sangre, células y tejidos del organismo.