web analytics

Las palabras del chico que se inventó la agresión homófoba de Madrid cuando le entrevistan en la calle

Confesó a la Policía que las lesiones fueron consentidas.

El pasado domingo, un joven denunció una terrible agresión homófoba sucedida en plena tarde en un barrio céntrico de la Comunidad de Madrid. Según su versión, ocho encapuchados le habían metido en su propio portal y le grabaron la palabra «maricón» en uno de sus glúteos con un cuchillo.

El joven de 20 años ha confesado ahora a la Policía que dichas lesiones fueron consentidas. El denunciante de la falsa agresión admitió, primero verbalmente y luego por escrito, que no hubo tales encapuchados y que las lesiones que certificaron los médicos son obra de dos individuos. Los hechos se produjeron en casa de uno de éstos y fueron realizadas con su consentimiento.

La gravedad de los hechos que había denunciado se mezcló desde el principio con la extrañeza de los expertos policiales por el hecho de una acción sin precedentes en España. Se trataba de un delito de odio contra un homosexual perpetrado por una banda organizada de encapuchados, vestidos con sudaderas negras y que, pese a actuar a plena luz del día, no habían dejado rastro.

En este país no había precedentes de un asalto de esas características. Además, el joven había incluido en su declaración que los agresores le insultaron y que en un momento en el que le acercaban el cuchillo aludieron al «anticristo». Finalmente, ante el agente que ha hecho de «sombra» del denunciante, éste ha confesado que mintió.

El joven se ha prestado a ponerlo por escrito en una nueva declaración. El artículo 457 del Código Penal castiga con una multa de seis a doce meses a quien «simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente, provocando actuaciones procesales». El titular del juzgado donde recaiga el caso será quien, al término de la instrucción, decida si denuncia por simulación de delito al joven.

«Quiero que me trague la tierra».

Joaquín Prat se ha sentido muy mal como periodista al escuchar en directo en Cuatro Al Día la información. “El cuerpo Nacional de Policía ha informado de que el joven de 20 años que denunció que ocho encapuchados le grabaron la palabra “maricón” con un cuchillo en su glúteo, ha confesado que se lo inventó todo”, le dijo el periodista y colaborador Alfonso Egea.

Además, añadió que el joven, en su confesión, reveló que la herida que tenía se la hizo de forma voluntaria y con, al menos, otras dos personas involucradas. «Yo, como periodista, me he sentido como un gilip**las», dijo Prat.

Al conocer la noticia, el programa se trasladó hasta el barrio de Malasaña, donde supuestamente había tenido lugar la agresión. Allí, la reportera se ha encontrado con el joven denunciante, que le ha dicho que no quiere salir en la televisión. Además, ha dejado constancia de lo mal que se siente: «Yo no quiero hablar con nadie, lo único que quiero es que me trague la tierra», expresó.

Pueden verse las imágenes completas aquí.