web analytics

Detienen al padre de Yeremi Vargas acusado de agredir sexualmente a su hija de 13 años

El acusado debe pasar a disposición judicial a lo largo del día.

El padre de Yeremi Vargas, J.F. Vargas, ha sido detenido en la madrugada del lunes por presuntamente agredir sexualmente a su hija de 13 años. La detención se produjo en Las Palmas de Gran Canaria, después de haber sido denunciados los hechos por la menor, según fuentes conocedoras del caso.

El detenido ha pasado a disposición judicial este mismo martes, 31 de agosto, y ahora será el juez el que deberá determinar en qué situación queda.

Diez años sin Yeremi Vargas.

J.F. Vargas es el padre de Yeremi Vargas, del que el pasado 10 de marzo se cumplieron 14 años de su desaparición cuando tenía 7 años. Se perdió la pista del niño mientras jugaba en un descampado cerca de la vivienda familiar en Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana, Gran Canaria.

Su familia tenía puesta su esperanza en la reapertura del caso: la madre de Yéremi, Ithaisa Suárez aseguró que estaban «a punto» de poder reabrir el caso porque tenían nuevos documentos que posibilitarían su reapertura judicial. En este sentido, indicó que con la pandemia se retrasó todo aunque ha admitido que «casi» que les benefició para tener más tiempo para recabar mayor información.

Ithaisa se mostró esperanzada en que «esta vez sí» podrían avanzar en el caso de su hijo, ya que consideró que lo que tenían ahora era «más sólido». Además, señaló que los agentes de la Guardia Civil que llevaron a cabo el procedimiento de investigación «siempre» estuvieron con la familia y mantuvieron la amistad. A pesar de ello, matizó que actualmente ellos se encontraban en un punto en el que no podían trabajar porque el caso se encontraba cerrado.

Las hipótesis trabajadas hasta el momento.

La investigación, que no ha cesó en todos estos años aunque el caso actualmente está cerrado, dio un giro cuando la Guardia Civil anunció el 3 de marzo de 2012 que tenía nuevos datos sobre un vehículo y ropa del menor. Pidieron la colaboración ciudadana esperando que estos contribuyeran a mantener vivo el caso a partir de algún detalle proporcionado por los vecinos.

Aquel año la Benemérita trabajó sobre varias hipótesis, tales como venganza familiar, tráfico de seres humanos, pederastia o tráfico de órganos. Por ello, investigaron a 195 personas menores de 65 años y con delitos a niños menores de quince años, a 15 presos acusados por estos mismos delitos y a varias personas de la isla vinculadas a este tipo de delitos.

El 1 de junio de 2016 la Guardia Civil localizó a un sospechoso de la desaparición y homicidio de Yéremi, Antonio Ojeda «El Rubio», que se encontraba en prisión en Algeciras desde 2015 por abusar sexualmente de otro menor. El sospechoso fue trasladado hasta la cárcel de Juan Grande, al sur de Gran Canaria, compareciendo ante el juez el día 13 de julio, aunque se negó a declarar y a ofrecer muestras de ADN.

El juzgado consideró que no existían pruebas ni indicios sólidos que incriminasen a «El Rubio».

Posteriormente, en 2016 un compañero de celda de «El Rubio» dijo que le había contado cómo un vecino acabó con la vida del menor y quemó su cuerpo, algo que el acusado negó. A finales de 2016, Antonio Ojeda fue condenado a cinco años de prisión por una agresión a otro menor que jugaba en una calle de El Doctoral en el año 2012, saliendo de la cárcel por ello el 9 de marzo de 2020, hace un año.

En aquel momento, otro compañero de prisión reveló que tras conocer esta sentencia, «El Rubio» se hundió y dijo que el caso de Yéremi «se le había ido de las manos» y que tuvo que «desaparecerlo».

Sin embargo, el Juzgado de Instrucción que se ocupaba del caso desde el día de la desaparición del pequeño consideró que no existían pruebas ni indicios sólidos que incriminasen a «El Rubio» en el caso de Yéremi. Las diligencias abiertas contra él quedaron cerradas, decisión que fue ratificada en marzo de 2018 por la Audiencia de Las Palmas.