web analytics

«Sigue sin ser el momento»: el nuevo desplante de Rocío Carrasco a sus hijos indigna a la audiencia

Rocío Carrasco volvió a hablar sobre su relación con Rocío y David Flores.

Aunque Rocío Carrasco volvió hace unos días a la televisión, después de un tiempo desaparecida del foco mediático, al parecer no fue decisión suya. Por lo visto, después de realizar sus primeras intervenciones en Sálvame como defensora de la audiencia, los directores del programa le propusieron realizar un parón.

Unas vacaciones «forzosas» que ella no había pedido, ya que acababa de empezar a trabajar. Sin embargo, terminó aceptándolas para reponerse del estrés que había experimentado los últimos meses. Especialmente a raíz de la docuserie en la que, tras décadas de silencio, decidió contar «su verdad».

A su llegada a plató, Carrasco se mostró bastante tensa y con los nervios a flor de piel, a pesar de que tenía a su gran amiga Carlota Corredera al lado. «Tenía ganas de volver, estoy nerviosa. El día que no me ponga no será bueno», confesó. Claramente, era consciente de que le tocaba responder a temas bastante controvertidos, como la victoria de Olga Moreno en Supervivientes o la reciente entrevista de Ortega Cano.

También era inevitable que saliera a relucir el tema de la relación con sus hijos. Aunque en esta ocasión, Carrasco sorprendió dejando la puerta abierta a una posible reconciliación.

Rocío Carrasco negó la posibilidad de una reconciliación con sus hijos, pero no pierde la esperanza.

La presentadora habló sin tapujos cuando le preguntaron si había recibido alguna llamada de parte de Rocío o David Flores. «Ni la he recibido, ni la he esperado en ese momento», dijo. «Supongo y tengo la esperanza de que en algún momento en el tiempo suceda. La vida es larga, si Dios quiere. Ahora, sigue sin ser el momento», explicó.

De esa forma, la mujer de Fidel Albiac dejó claro que todavía no ve posible un acercamiento con sus hijos, pero que a pesar de ello no se arrepiente de nada. Además, explicó que del resto de la familia «ni ha tenido una llamada, ni la espera, ni la quiere». «Durante mucho tiempo pensaba que todo el mundo era malo hasta que me demostraban que era buenos y me he dado cuenta que estaba equivocada», contó.

Dijo que ahora piensa en «lo maravillosa que puede llegar a ser el ser humano, de la solidaridad de la gente». De hecho, se siente orgullosa «por haber aportado, por haber añadido ese granito de arena que es muy importante para todas esas mujeres».

Respecto a sus hijos, dejó claro que el dolor sigue siendo demasiado grande, especialmente después de lo relatado en su docuserie, pero aseguró no poner en el mismo nivel a Rocío y David Flores después de detallar la brutal paliza que le propinó su primogénita en 2012. «No, de momento no. Eso no quiere decir que nadie esté en la otra postura. Vamos a dejarlo ahí», dijo.

Y respecto a las consecuencias de la exposición mediática de los últimos meses, Carrasco alegó que no le cogió por sorpresa. «Llevo con acusaciones, con humillaciones y vejaciones desde hace mucho tiempo», dijo. «Fíjate si es triste que estaba preparada para digerir todo lo malo que ha pasado», comentó.

Sobre la segunda parte de la docuserie, se defendió diciendo en que no se trata de una venganza. «En el nombre de Rocío no es una docuserie que se vaya a hacer, ni se está haciendo desde el rencor, desde el resentimiento, la venganza o la maldad. Se está preparando desde la verdad, que en eso sí que me han educado. No me han educado en la maldad, en la venganza», dijo.

Eso sí, Rociíto está dispuesta a destapar todas las mentiras de su familia. «Son cosas que le afectaban a mi madre, empezando por mí y sobre mí, han mentido todos. Todos han mentido, sus hermanos, su cuñado… Ortega Cano ha mentido», dijo.