web analytics

Jesús, fallecido trágicamente con 41 años el día antes de volver de vacaciones

Había decidido alargar un día más sus vacaciones.

La mala suerte se cebó con Jesús López Muñoz, el ciclista fallecido en un atropello en Fuengirola, Málaga. Tenía 41 años y era natural de la localidad cordobesa de Bujalance. Jesús había decidido alargar un día más sus vacaciones, pero su decisión resultó fatal. Pensó que habría mucho tráfico y decidió volverse el martes por la mañana para reincorporarse al trabajo tras las vacaciones.

El bujalanceño trabajaba como soldador calderero en la empresa Calderería Manzano. Recientemente estuvo trabajando en Estados Unidos durante el mes de junio, ya que la empresa ha montado allí una fábrica olivarera. Falleció tras ser atropellado por un turismo, según ha informado este martes Emergencias 112 Andalucía.

El accidente mortal se produjo sobre las 20:45 horas del lunes en el paseo marítimo Rey de España, cuando un vehículo de alta gama, un Mercedes con una amplia cilindrada, embistió a la bicicleta atropellando al ciclista e involucrando a otros dos turismos.

Jesús era un hombre muy deportista que estaba volcado con la bicicleta. Formaba Parte de la Peña Ciclista los Avispaos de Bujalance, con la que participaba en muchas competiciones y realizaban numerosas salidas. En cuanto al conductor, tenía 20 años e iba acompañado por otras dos personas. Los tres poseían la nacionalidad francesa aunque el vehículo que conducían portaba una matrícula polaca, según ha informado el Ayuntamiento de Fuengirola.

El joven implicado fue detenido en el lugar de los hechos por la Policía Local, por un presunto delito contra la seguridad vial dando negativo en la ingesta de alcohol. Se está a la espera del resultado de las pruebas que determinarán si consumió estupefacientes. No constan delitos previos del conductor.

La investigación está abierta, así que las causas del atropello están aún por determinar. De acuerdo con el Ayuntamiento de Fuengirola “existen evidencias claras que hacen pensar que el vehículo circulaba a una velocidad superior a la permitida”. Este supuesto exceso de velocidad podría ser la causa del accidente en una vía limitada a 30 kilómetros por hora, y que es de uso compartido para bicicletas.

El ciclista falleció en el lugar del siniestro después de ser atendido en primera instancia por dos médicos que paseaban casualmente por la zona, así como por una patrulla de bomberos. Desgraciadamente, no pudieron hacer nada por salvarle la vida. “Se le practicaron maniobras de reanimación hasta la llegada de la ambulancia, el 061 poco pudo hacer debido a que el hombre estaba muy afectado por el impacto”, explicaron desde el Ayuntamiento de Fuengirola.

El conductor se llevó por delante una palmera y un soporte publicitario, además de involucrar a otros dos turismos en el siniestro. El vehículo quedó en una posición invertida, con las llantas hacia arriba. Los primeros en llegar al lugar fueron una patrulla de la Policía Local y un camión de bomberos, seguido poco después por la ambulancia.

El Ayuntamiento de Fuengirola manifestó en un comunicado «sus más sentidas condolencias a la familia del ciclista fallecido» y añadió que «el Consistorio y el cuerpo local de seguridad no escatimarán en esfuerzos y medios para que el autor de este hecho delictivo se enfrente a la justicia por este terrible suceso, que ha costado la vida a una persona y ha causado un tremendo dolor a sus familiares y amigos».