web analytics

Fallece Lluís, el niño de 9 años que solidarizó a toda España

Había recibido dos trasplantes de médula ósea.

Empezamos el día con una de esas noticias que nunca querríamos tener que dar. Ha fallecido Lluís Pons. Se trata de un niño de 9 años enfermo de leucemia desde hace tres, cuya historia había conmovido a todo el país.

El pasado lunes 16 de agosto su padre Lluc lo anunció a través de sus redes sociales. «¡Game Over! Gracias a todos por el apoyo que nos habéis dado durante estos tres años tan duros. Siempre llevaremos a Lluís en el corazón. Echaremos en falta tu sonrisa, te queremos», escribió el hombre en un perfil creado tras el diagnóstico.

Natural de la localidad de Ferreries, en Menorca, Lluís era muy conocido en las islas Baleares. Pero su caso también traspasó las fronteras autonómicas, llegando a difundirse también por toda España, e incluso otros países. Con apenas seis años, a Lluís le diagnosticaron leucemia mieloide crónica atípica, un tipo de leucemia de muy baja incidencia.

De hecho, apenas hay casos de esta enfermedad en niños: se calcula que podría haber unos cinco casos en toda Europa. Han sido tres años de incansable lucha, llenos de altibajos, hasta que el pasado lunes los padres y el hermano del pequeño han tenido que despedirse de él.

Lluc, el padre, ha querido agradecer a todos los que les han apoyado el esfuerzo y las ganas puestas en la recuperación de su hijo. Su cuenta de Twitter fue creada cuando le diagnosticaron la enfermedad, y desde entonces ha ido explicando la evolución de su hijo.

El caso de Lluís generó una ola de solidaridad en Menorca, especialmente en Ferreries. Sus habitantes acudieron en masa a los centros sanitarios de la localidad para hacerse las pruebas de compatibilidad para donar médula ósea. Además, dado que Lluís era benjamín del CE Ferrerías, el fútbol balear se volcó con él.

Incluso personalidades de la talla de Rafa Nadal se hicieron eco de su caso para visibilizarlo y darle la ayuda que necesitaba. La familia del pequeño impulsó varias campañas durante estos años para ayudar a su hijo, como por ejemplo una llamada Estrellas imparables. En ella, vendían estrellas con la imagen de Lluís en varios locales de la isla, donando el dinero recaudado a la Fundació Josep Carreres.

Los medios nacionales se hicieron eco del caso cuando Lluís, con siete años y tras un año de lucha, volvió a ponerse las botas para jugar al fútbol. Había pasado un año de sus dos primeros trasplantes de médula ósea. El primero no funcionó, y para el segundo fue su padre el que se convirtió en donante. Desde entonces, la enfermedad remitió y Lluís pudo recuperar cierta normalidad.

Una de las cosas que más ganas tenía de hacer era jugar al fútbol con sus compañeros, y aunque para ello tenía que ponerse una mascarilla para evitar infecciones al pequeño no le importó. Desde entonces, Lluís viajó frecuentemente a Barcelona para hacerse analíticas y seguir su evolución.

Lluís fue diagnosticado a los 6 años.

Lluís ha luchando tres años contra la leucemia en una época llena de altibajos por la enfermedad, que le han llevado a pasar por varios hospitales. Ha conocido los de Son Espases, de Mallorca, o el Vall d’Hebron de Barcelona, y en ellos fue sometido a varias intervenciones y trasplantes de cédulas que finalmente no han tenido el efecto esperado.

Primero recibió cédulas de cordón umbilical y después, hace apenas un año, cédulas de médula ósea de su padre. Finalmente, Lluís ha fallecido a los nueve años víctima de la enfermedad. Sus padres y su hermano, acompañados del resto de su familia y amigos, despedirán al pequeño.

Descanse en paz.