web analytics

«La gente es muy bocazas» Paula Echevarría se defiende por la forma en que alimenta a su bebé tras duras críticas

Paula Echevarría ha salido al paso de los duros comentarios que criticaban la forma en que alimentaba a su bebe, el pequeño Miguel. Una imagen en la que se podía ver un reflejo de como daba de comer a su hijo que acompañó con la frase «me gusta el reflejo del espejo» hizo que saltara la chispa de una intensa polémica en su cuenta de Instagram.

Muchos comentarios atacaban a la asturiana por no dar el pecho a su hijo y que optase por la lactancia «artificial». La actriz aprovechó para contestar a todos estos usuarios asegurando que la gente «habla sin saber» y publicó una historia defendiéndose: «Estoy flipando con los comentarios de la foto que he puesto porque le estoy dando el biberón a mi hijo. Nunca pensé que la gente podría ser tan atrevida, tan «metementodo», tan desinformada, tan bocazas, tan kamikaze a la hora de hacer comentarios, pero nunca me dejará de sorprender la humanidad. No voy a dar ningún tiempo de explicación sobre la forma en la que alimento a mi hijo. Pero no tenéis ni idea los que comentáis, como madre como padre, como su padre y los dos en consenso con un doctor somos los que elegimos la manera de alimentarle», ha comenzado explicaba la influencer.

Echevarría dejaba claro que quienes la critican no tiene ni idea sobre su vida familiar y su método de crianza y aseguró que la leche del biberón podría ser materna o incluso deslizó que la fórmula podría ser alimentación complementaria: «Hay que ser más empáticos porque yo decidido si le doy el pecho o el biberón, pero hay muchas mujeres que no pueden elegir. Así, por favor, cada uno sepa lo que tiene. Que nadie se meta en la vida de los demás porque no se sabe en qué llaga puedes estar metiendo el dedo», argumentaba.

Otros usuarios apoyaron a Paula asegurando que muchas veces no es una decisión personal y que sencillamente muchas madres no pueden dar el pecho por circunstancias de todo tipo. La lactancia materna está recomendada por la OMS pero siempre es una decisión última de la madre y es igual de respetable que la opción «natural».