web analytics

Lucía Dominguín se rompe en directo al recordar a su hija, Bimba Bosé

Lucía Dominguín vivió una noche especial.

Lucía Dominguín vivió unas horas de continuas emociones el pasado jueves por la noche en La última cena, el talent show culinario de Telecinco. La hermana de Miguel Bosé y madre de Bimba estuvo metida en los fogones mano a mano con la expolítica Cristina Cifuentes.

Ambas obtuvieron la mejor nota de todas las parejas culinarias que pasaron por el programa, hasta el día de hoy. Parece que el hecho de que Lucía Dominguín participara en el pasado en MasterChef Celebrity, el famoso concurso de Televisión Española, ha influido positivamente.

En general, la hija de Lucía Bosé disfrutó de una velada de sorpresas, situaciones surrealistas, incluyendo una nueva imitación de Josep Ferré que dio vida a Esperanza Aguirre. Pero, sin duda, Lucía Dominguín protagonizó el momento más emotivo de la noche gracias a una conexión por videollamada llena de ternura.

La madre de Bimba Bosé no pudo evitar emocionarse, a pesar de que casi siempre se muestra como una mujer fuerte en los platós de televisión.

«Ahí te das cuenta de que nacemos para morir, pero la muerte es de lo físico, no de tu corazón».

Lucía Dominguín no se lo esperaba y, por eso, se le llenaron los ojos de lágrimas nada más darse la vuelta y ver a sus tres hijos en pantalla. Olfo, Palito y Jara saludaban al otro lado y ella se echó a llorar.

“Es que son mi debilidad, pero esto no va de llorar, va de alegría”, dijo Lucía mientras sus hijos sonreían y le animaban: “Tenemos una madre maravillosa y única” (…) “¡Por mi madre lo que haga falta!”, dijeron. Además, dieron las gracias a Paz y al programa, unas palabras a las que se unió Lucía: “Me lo he pasado bomba, esta gente es maravillosa”.

Después de la conexión, Lucía confresó que sus cuatro hijos son su «orgullo» y, ante una emocionada Paz Padilla, explicó que por ellos no se ha permitido ni una lágrima ni una palabra mal puesta.

El mensaje de Nacho Palau.

Además de sus hijos, Lucía recibió un mensaje de Nacho Palau, expareja de Miguel Bosé. A lo largo de todo este tiempo, Lucía y Nacho han tenido muy buena relación, con lo que no puede romperla ahora: “No lo puedo quitar, mi hermano va a ser mi hermano toda la vida y le voy a querer incondicionalmente”, dijo.

Entre lágrimas, Paz Padilla le reconoció su capacidad de amar y Lucía se emocionó aún más: “La que más me enseñó ha sido Bimba con su partida, es la que me ha enseñado, ahí te das cuenta de que nacemos para morir, pero la muerte es un paso más allá, es la muerte de este físico, no de tu corazón, de tu alma, de tus amores, no sabría explicarlo”, dijo.