web analytics

Un hombre mata a arponazos a sus hijos de 1 y 3 años porque creía que tenían «ADN de serpiente»

Matthew Taylor Coleman, de 40 años, fue detenido el pasado martes cuando regresaba a Estados Unidos el día después de que fueran encontrados los cuerpos de sus hijos, de uno y tres años, en un rancho cerca de Rosarito en Baja California (México). El padre había llevado a ambos menores a la frontera sin decirle nada a su esposa.

Coleman, que era propietario de una escuela de surf en el sur de California, declaró a los investigadores que apuñaló a sus hijos pequeños con una pistola de pesca submarina porque estaba convencido de que los niños «iban a convertirse en monstruos», según una denuncia penal presentada el miércoles en Los Ángeles y que recoge el diario The Daily Beast.

En unas declaraciones a agentes del FBI, el padre «explicó que estaba iluminado por las teorías de conspiración de QAnon y recibía visiones y señales que revelaban que su esposa poseía ADN de serpiente y se lo había transmitido a sus hijos», afirma la denuncia. «Coleman dijo que estaba salvando al mundo de los monstruos».

Los hechos ocurrieron el pasado lunes, cuando Coleman salió con los dos pequeños de un hotel de la ciudad de Rosarito, minutos antes de las 3 de la mañana, llevando varias maletas de gran tamaño. Desde allí se trasladó al rancho ‘El Descanso’ que está situado a unos 21 kilómetros del hotel, y allí fue donde habría matado a los menores.

Después de ello, habría vuelto al hotel solo, donde se le pudo ver volviendo a entrar al mismo a las 06:33. Unos minutos después, a las 07:27, la policía mexicana recibía una llamada desde el rancho. En ella se informaba del hallazgo de los cuerpos sin vida de dos niños pequeños en pañales.

Un trabajador agrícola los encontró poco después de salir de su casa dentro del rancho, había visto una manchas de sangre nada más salir de su domicilio. Fue su perro el que lo acabó llevando hasta los cuerpos. El hombre quedó sorprendido y horrorizado al ver la violencia con la que habían sido asesinados los niños. Aparecieron con varias heridas que podrían haber sido hechas por un arpón o por una estaca de madera. “Al varón de 3 años le causó 17 lesiones en el pecho y a la niña de 1 año, le causó 12 lesiones”, según informaron fuentes policiales.

El aparente plan de Coleman era regresar a su país tras haber cometido su atroz asesinato, pero fue detenido en la frontera, donde ya se le estaba buscando por el secuestro de sus hijos. La madre de sus hijos, Abbie, lo había denunciado unas horas antes. Todavía se trabaja para averiguar los motivos exactos del espantoso crimen y dilucidar donde será finalmente juzgado, si en México o en EEUU.