web analytics

La familia, sin nada: un multimillonario deja toda su herencia a su amante

Richard Robinson, CEO de Scholastic, murió repentinamente mientras paseaba.

Richard Robinson, dueño de la editorial estadounidense Scholastic, falleció de manera repentina durante un paseo en Martha’s Vineyard el 5 de junio a los 84 años. Sin embargo, lo que más desconcertó a familiares y conocidos fue el plan de sucesión que dejó y que se conoció días más tarde.

El propietario y CEO de la editorial valorada en 1.200 millones de dólares, que publica en Estados Unidos libros educativos, además de bestsellers como Harry Potter y Los Juegos del Hambre, traspasó toda su fortuna a Iole Lucchese, su ex pareja y directora de estrategia de la empresa.

Además de la cuota mayoritaria de las acciones de Scholastic, la mujer heredó todas las posesiones personales de Robinson, según un testamento revisado por The Wall Street Journal. Lo más curioso es que ni los hijos de Robinson, Ben y Reece, ni sus hermanos fueron citados en el documento.

La ex esposa de Robinson, Helen V. Benham, con quien el empresario había vuelto a acercarse durante la pandemia y quien también había trabajado durante varios años en la editorial, tampoco fue citada. En el testamento de 2018 Robinson describió a Lucchese, una ejecutiva con 30 años de experiencia en la empresa, como “mi socia y amiga más querida”.

Según entrevistas que el diario le hizo a familiares y ex empleados, la relación entre Robinson, de 84 años, y Luccesse, de 54, era un secreto a voces en la empresa. Sin embargo, las fuentes dijeron que creían que la pareja se había separado hacía años.

El testamento de Robinson desatará una larga batalla legal.

Reece Robinson, hijo menor del fallecido, dijo que el descubrimiento de las últimas voluntades del padre fue “inesperado e impactante”. “Lo que más quiero es un resultado amistoso”, dijo por su parte Ben Robinson, el hijo mayor, al mismo diario.

El hombre le dijo al periódico que nunca conoció a Lucchese hasta que hablaron sobre la herencia de su padre la semana pasada. Fue “como echar sal en una herida abierta”, dijo. “Esperamos tener un enfoque de colaboración sobre la herencia”, agregó, sin dar más detalles. Ninguno de los hijos de Robinson estaba involucrado en la empresa paterna.

Por su parte, la ex esposa de Robinson Helen Benham trabajó durante varios años en la editorial, hasta el divorcio de la pareja en 2003. Robinson y Benham se conocieron en la empresa después de que ella comenzara a trabajar en el departamento de arte en 1974, pero no salieron hasta la década de 1980, según el Wall Street Journal. Se casaron en 1986.

Benham aseguró que tras la pandemia, su ex esposo estaba reconectándose con su ella y sus hijos. La mujer incluso estaba junto al empresario cuando éste falleció durante un paseo en Martha’s Vineyard. Si bien se negó a hablar sobre Lucchese, dijo que “me sorprendió y no esperábamos esto”.