web analytics

La madre del joven al que dieron una paliza en Amorebieta, se desmaya tras conocer su parte médico

“¡Agua, por favor!”, suplicó entre lágrimas una mujer que la acompañaba junto al marido.

Sin escrúpulos, entre carcajadas y con gritos de “¡matadle, matadle! ¡Graba eso, graba eso!”, a Alexander le golpearon una y otra vez en todo el cuerpo. Las implicadas fueron hasta una veintena de personas, y son ya 14 los detenidos por la terrible paliza.

El suceso tuvo lugar en Amorebieta, Vizcaya, mientras lo grababan jactándose del terrible acto. No hay palabras para expresar la maldad con la que se ensañaron contra Alexander. Después de dejarlo inconsciente, llegaron incluso registrarle los bolsillos mientras se mofaban, dejándole después tirado.

De los 14 detenidos, de entre 20 personas identificadas, 7 son menores de edad. La otra mitad de los acusados tiene más de 18 años. Seis de ellos se encuentran ya en prisión, y solo uno, el mayor de todos, ha quedado libre. Pero la investigación continúa, y no se descarta que siga habiendo detenciones.

Los arrestados han sido asociados a una banda de delincuentes organizados que se hacen llamar «Los Hermanos Koala», y la Policía autonómica vasca, en colaboración con la Guardia Urbana de Amorebieta-Etxano, mantiene la operación para localizar a todos los implicados.

Ayer el padre de Alexander, Eugen, hizo unas declaraciones a la prensa que sobrecogieron a todos. Intentaba aferrarse a un atisbo de optimismo entre los médicos, pero hoy el pronóstico ha vuelto a ser durísimo. En estado crítico, el joven lucha por su vida en el hospital de Cruces.

“Los médicos lo único que les han dicho es que esperan un milagro”.

Por ese motivo, se ha vivido una durísima escena en Barakaldo, Vizcaya. La madre de Alexander se desmayó después de conocer el último informe del hospital sobre el estado de su hijo. “¡Agua, por favor!”, suplicó con la voz quebrada y entre lágrimas una mujer que la acompañaba.

Mientras, Eugen, el padre de Alexander, se apresuró a sujetar su cabeza intentando ayudarla. El joven se encuentra muy grave y los médicos descartaron despertarle del coma.

Un TAC reveló que sufre graves lesiones en ambas partes del cerebro, por lo que si sobrevive, las secuelas también serán muy graves. La madre “pide por favor que les detengan a todos y que no salga ninguno, que ahí se queden”.

“Los médicos lo único que les han dicho es que esperan un milagro”, confirmó la mujer que está ejerciendo de portavoz de la familia.