web analytics

«Despido fulminante»: Sonsoles Ónega, sin contemplaciones en Telecinco

La presentadora de Telecinco lleva colaborando con la cadena desde 2008.

Sonsoles Ónega, nacida en Madrid en 1977, es una periodista, presentadora de televisión y escritora española. Hija del también periodista Fernando Ónega y hermana de Cristina Ónega, se licenció en Periodismo por la Universidad CEU San Pablo.

Especializada en medios audiovisuales, comenzó su andadura profesional en CNN+. De ahí pasó a la cadena Cuatro, hasta que en 2008 se incorpora a los servicios informativos de Telecinco, donde durante diez años ejerce como cronista parlamentaria, destacada en el Congreso de los Diputados.

Desde 2018 presenta el programa de sucesos de la misma cadena Ya Es Mediodía. En su plató ha demostrado en muchas ocasiones que no tiene pelos en la lengua, y el pasado martes, 27 de julio, lo volvió a hacer.

Las vacunas, los contagios y las muertes por coronavirus siguen centrando buena parte de las tertulias de actualidad, y en Ya Es Mediodía hablaron sobre los dos últimos fallecimientos en una residencia de ancianos: «El brote en una Residencia de Dueñas deja dos usuarios fallecidos que tenían la pauta completa de la vacuna», comenzó exponiendo Sonsoles Ónega ante sus colaboradores en la mesa política.

«Despido fulminante».

Después de este titular, todos los presentes coincidieron en señalar que esto es algo que estaba previsto, ya que la vacuna no tiene una efectividad del 100%. La quinta ola de contagios está alcanzando máximos de la pandemia, y Javier Ruiz hizo hincapié en la necesidad de seguir vacunando para frenar la expansión del virus.

Así, comentó que el pico de contagios entre los jóvenes puede acabar impactando en la población de mayor riesgo, como podría haber sido el caso en este suceso. Para arrojar algo más de luz sobre este asunto, la presentadora conectó con Raúl Ortiz de Lejarazu, virólogo experto que coincidió en incidir en los mismos aspectos que habían tratado en el debate.

Pero hubo una salvedad: puso sobre la mesa los casos en los que los cuidadores se negaban a ponerse la vacuna, lo que en última instancia podría traer problemas para los residentes. En ese momento, la periodista dijo sin miramientos: «Me van a perdonar, y seguro que me van a criticar», comenzó advirtiendo. «Pero los cuidadores de ancianos que no se vacunen, fuera», espetó.

Por si no hubiera sido lo suficientemente clara, Ónega reiteró su postura con mayor contundencia: «En esos casos, despido fulminante para ellos. Punto. Le puedo asegurar que si usted es conductor de autobús en un colegio y no tiene el carnet, le despiden. Punto», sentenció.

Su entrevistado se quedó atónito, y se limitó a señalar que «seguro que los dos fallecidos tenían patologías muy importantes, por eso la enfermedad en ellos ha tenido mayor gravedad», argumento en el que se apoyó la presentadora para subrayar la importancia de la vacunación.

«Las vacunas funcionan, pero no son infalibles», dijo. Tras despedirse de su invitado, los colaboradores reiteraron los milagros de la vacuna para convencer a todos los que todavía albergan algún tipo de duda sobre su eficacia.