web analytics

Un niño de 14 años con eccema extremo pide a su familia entrar en coma inducido por el terrible dolor

A Barney Rae, un niño de 14 años de Bristol (Reino Unido), le diagnosticaron el año pasado un eccema extremo que le ha dejado cubierto de erupciones de la cabeza a los pies, las cuales le provocan un terrible dolor y picor continuo que le impiden descansar.

Pese a que ha intentado diversos tratamientos, su madre afirma que todos lo dejaron en estado de shock, como si hubiera padecido un ataque con ácido, por lo que Barney no ha conseguido poner fin a su sufrimiento.

El joven ha pedido a su madre y a su familia, que quiere que le pongan en coma inducido porque no puede soportar más el dolor. Su madre está desesperada y ha estado recaudando dinero para un tratamiento urgente para curar su piel. «Ha llegado un punto en que está demasiado asustado para dormir. Se rasca sin saberlo cuando está dormido y se despierta sangrando de la cabeza a los pies», cuenta Miranda. La mujer indica que los últimos 10 meses han sido una «tortura» para Barney, debido a su falta de sueño y al hecho de que incluso se culpa a sí mismo por sus problemas de piel. «Es desgarrador ver a mi hijo pasar por esto. Mi hijo está al límite, sólo quiere irse a dormir y despertarse cuando el eccema haya desaparecido», explicó su madre, de 50 años, en un programa de radio.

Las cremas recetadas también lo dejaron irritado y con un dolor insoportable, y las largas listas de espera de la sanidad pública hacen que la familia ahora esté buscando opciones privadas, para ello han iniciado una campaña de recaudación de fondos para ayudar a su pequeño.