web analytics

Kiko Hernández se rompe en directo al transmitir las últimas palabras que le dedicó Mila Ximénez

El 16 de junio de 2020, Mila anunció que le habían diagnosticado cáncer de pulmón.

La carismática Mila Ximénez ha fallecido a los 69 años. La periodista y colaboradora de Sálvame ha perdido la vida después de haber empeorado su salud en las últimas semanas debido al cáncer de pulmón que padecía.

Hace justo un año, el 16 de junio de 2020, Mila Ximénez desveló en una llamada telefónica en su programa la enfermedad que padecía. «Estoy jodida, asustada y tengo ganas de contarlo. Tengo un cáncer. Me lo van a tratar, vamos a hacer quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia», dijo.

En su conversación con Jorge Javier Vázquez, Mila Ximénez aseguró que «a mí un tumor de mierda no me va a parar la vida, ni de coña». Ese mismo día, el presentador de Sálvame ayudaba a su íntima amiga a trasmitir la difícil noticia a los espectadores.

«Te quiero mucho, has hecho un juramento y los juramentos se cumplen», animó a su compañera y amiga. “Os juro, os prometo por mis nietos que de esta voy a salir, se lo he prometido a mi hija Alba y jamás le he roto un juramento”, comentó la propia Mila Ximénez tras comunicar en Sálvame que padecía cáncer de pulmón.

Desde que le diagnosticaron el cáncer de pulmón la colaboradora se ha sometido a varios tratamientos para intentar acabar con la enfermedad. El pasado mes de marzo compartió con los espectadores en Sálvame el difícil momento por el que estaba pasando debido al tratamiento que se estaba sometiendo: «O continuo o tomo la decisión de que yo no quiero seguir viviendo así. Lo que me ha pasado este mes no es vida. Yo tengo mucha fuerza, pero cada vez me cuesta más sacarla y levantarse», dijo.

Su hija, Alba Santana, sus tres hermanos, Manolo, Concha y Encarna, y sus amigos más cercanos, como Raúl Prieto o Jorge Javier Vázquez, han estado muy pendientes de la colaboradora. A principios de junio, Mila Ximénez tuvo que ser ingresada en la Clínica la Luz tras complicarse su estado de salud. Su último ingreso se debió a una crisis de ansiedad por lo que tuvo que estar en el centro durante dos días cuando tan solo había acudido para realizarse unas pruebas.

«Dijo que iba a cuidarnos desde el cielo y que nos haría señales».

Sálvame no tenía prevista su emisión en la tarde de ayer debido al partido de España en la Eurocopa, pero la noticia de la muerte de Mila Ximénez hizo que el equipo se uniera en pleno para rendirle homenaje. A Kiko Hernández le ha pilló a kilómetros de distancia, pero llegó justo a tiempo para recordar a su amiga y transmitir a los espectadores sus últimas palabras para el equipo.

El colaborador iba a entrar pero la emoción le jugó una mala pasada y tuvo que retirarse unos minutos de plató. Finalmente, le vimos abrazado a Jorge Javier Vázquez, que le animaba diciéndole: “Me estaba acordando de la primera bronca que tuvisteis”. Kiko se rió porque también lo había recordado… y confesó que aunque les costó acercarse, ya no volvieron a separarse.

“A mí se me ha ido una amiga como pocas, he tenido yo voy a tirar para adelante pero me va a costar mucho”, reflexionó el colaborador de Mediaset. Kiko afirmó que no puede dejar de recordarla y hasta escucharla quejándose por lo bajo cada cinco minutos a lo largo de las cuatro horas de programa: «Yo vivía ocho programas en uno», dijo.

También se enfadó porque no puede dejar de preguntarse qué hubiera pasado si hace un año, cuando detectaron la enfermedad, le hubieran dicho que tenía este tiempo para haberlo aprovechado de otra manera. Sin embargo, Jorge Javier le tranquilizó explicándole que es algo “impredecible” y ya ha pasado.

La despedida de Kiko Hernández de Mila Ximénez.

Kiko no pudo despedirse en persona de su amiga, pero su hija Alba le llamó para transmitirle un mensaje conmovedor: “Me dijo que quería descansar ya, pero que desde el cielo nos iba a cuidar a todos, que iba a estar muy pendiente de todos nosotros y que nos hará señales para que sepamos que sigue con nosotros”, dijo emocionado.

“Le dije que las señales que no sean por la noche, que nos cagamos de miedo”, bromeó el colaborador entre lágrimas.