web analytics

La última señal del móvil de Tomás Gimeno hace sospechar que podría estar vivo

Según el auto del Juzgado número 3 de Güímar, la última señal de teléfono móvil de Tomás Gimeno se produjo en tierra firme y no en el mar.

Según dicho informe que ha sido desgranado en Espejo Público, la última conexión se su móvil fue a las 2:28 de la madrugada del 27 de abril. La señal se captó en la Plaza del Adelantado, en La Laguna. Había zarpado dos horas antes, y podría haber vuelto a tierra firme.

Esta conexión coincide temporalmente con último mensaje que envió tras cometer el crimen y hacer desparecer los cuerpos. El auto judicial recoge con detalle la reconstrucción temporal de todo lo que sucedió el fatídico día.

Gimeno zarpó en su barco «Esquilón» desde el puerto La Marina a las 00:27 horas. Su siguiente conexión es a las 00:41 horas en el área metropolitana de Azaña y Barranco Grande. A partir de las 2 de la madrugada se le ubica en La Laguna, siendo su última conexión documentada a las 2:28, en la Plaza del Adelantado, a 8 kilómetros de su embarcación. La lancha fue encontrada a la deriva sin el ancla, que fue usada para lastrar el cuerpo de Olivia.

De esta secuencia se deduce que Tomás Gimeno podría haber estado con vida contradiciendo la hipótesis de que se habría suicidado, ahora la última localización podría dar un giro de 180º a la investigación ¿podría estar vivo y haberse fugado?

Esta intención ya se la traslado a personas de su entorno antes de cometer los asesinatos. Ahora esta nueva teoría cobra más fuerza y ya existe una orden de detención internacional.

El documento judicial también indica que «al no aparecer por el momento el cadáver de Tomás Gimeno, estarían abiertas todas las posibilidades, incluso que siguiera con vida». La Guardia Civil, por su parte, ha asegurado que el caso seguirá abierto hasta que se resuelva.