web analytics

Beatriz, madre de Anna y Olivia, tira la toalla: «Se acabó»

Beatriz es cada vez más consciente de la realidad.

Ahora que ha salido a la luz la descripción que realiza la jueza de Instrucción número 3 de Güímar, Tenerife, sobre el asesinato de Anna y Olivia, nadie duda de que Tomás Gimeno actuó en todo momento con un plan premeditado. La jueza se ha inhibido para que el caso sea tratado por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Santa Cruz de Tenerife.

La magistrada ha considerado que Tomás habría cometido, además, un delito contra la integridad moral «con el fin de provocar un inhumano dolor a su empareja, Beatriz Z., a la que de forma deliberada buscó dejar en la incertidumbre acerca del destino que habían sufrido sus hijas al ocultar sus cuerpos, tras darles muerte, en el fondo del mar».

Dado se ha levantado el secreto sobre las actuaciones, hemos podido conocer detalles como que Tomás dio muerte a sus hijas en la finca de Igueste de Candelaria el 27 de abril. Las niñas habrían sido asesinadas entre las 20:00 y las 21:00 horas. Los cuerpos, de acuerdo con las conclusiones del auto, fueron envueltos en toallas e introducidos en bolsas de basura. Estas, a su vez, pasaron cada uno a una bolsa de deporte que Tomás Gimeno depositó en el portabultos de su coche.

 

El suceso continúa sobrecogiéndonos a todo el país. Se trata de una dramática historia que ha dejado en shock a todo el mundo, pero especialmente a las dos familias afectadas. Tanto Beatriz, la ex pareja del tinerfeño y madre de las dos niñas, como los padres de Tomás, están sufriendo en sus carnes un dolor difícil de relatar.

En el caso de Beatriz Zimmermann, la madre, según fuentes cercanas a la familia habría perdido toda esperanza de encontrar a su bebé de un año. El buque especializado agota en estos momentos sus últimas horas en aguas de Tenerife. A partir de mañana, la investigación tomará un rumbo diferente.

Durante las últimas horas se ha especulado fuertemente sobre la posibilidad de que Tomás Gimeno, el padre de las menores, siga vivo. Eso abriría una pequeña esperanza para que Anna siguiera con vida, sin embargo, algo ha cambiado en el interior de su madre. Toda la información que aparece en los medios de comunicación le ha sido previamente comunicada, por lo que conoce al detalle, paso a paso, todo lo que va sucediendo.

Los agentes le han trasladado el contenido de las cartas y los mensajes de despedida de Tomás, y de ellos se desprende que en su plan no entraba quitarse la vida. La Guardia Civil cada vez está más abierta a la posibilidad de que esté fugado. Esto ha hecho aumentar las especulaciones sobre el verdadero paradero de Anna.

¿Y si la hermana menor siguiera con vida, junto a Tomás? Aunque es una posibilidad remota, la Guardia Civil trabaja con todas las hipótesis. Hay que destacar, eso sí, que junto al cadáver de Olivia, a 1.000 metros de profundidad, había una segunda bolsa abierta. «Me consta que los investigadores han explicado a la madre todos los pormenores de lo que va sucediendo», aseguró el agente José María Benito.

Los expertos aseguran que saber qué es lo que pasó exactamente es necesario para que la madre pueda cerrar el duelo.

Está convencida de que no hay nada que hacer.

Personas cercanas a Beatriz Zimmermann explicaron que «es una madre sensata que lo ha entendido perfectamente». Según el agente Benito, «Beatriz no va insistir en que se siga, se siga y se siga. Ella está totalmente convencida de que no hay nada que hacer».

Esta percepción de la madre coraje de Tenerife coincide con la de los investigadores, que creen que «es muy difícil encontrar los cuerpos, por mucho que ese barco se quede ahí». En realidad, encontrar a Olivia fue un milagro, «un golpe de suerte», y podría no haber dos. Buscar objetos o cuerpos pequeños en el fondo marino es una tarea muy complicada, especialmente en un fondo tan profundo.

A partir de ahora, la investigación se centrará en otras líneas. La Guardia Civil destacó la actitud que ha tenido la madre de Anna y Olivia en todo momento. Mantuvo hasta el último momento la esperanza de encontrarlas con vida, y cuando apareció el cuerpo de Olivia, sacó fuerzas para agradecer el apoyo recibido.

El auto judicial señala que Tomás Gimeno preparó su plan con la intención de causar a Beatriz el mayor daño imaginable. Aun así, ella ha demostrado una gran entereza. Ahora, sus fuerzas empiezan a flaquear a medida que va siendo consciente de la realidad.

El otro hilo del que tirar son los resultados definitivos de la autopsia de Olivia. Están a la espera de los resultados de las pruebas toxicológicas y biológicas de los restos de la mayor de las hermanas, que permitirán conocer al detalle lo que sucedió la noche fatídica del 27 de abril.

Beatriz es consciente de que quizás nunca pueda recuperar el cuerpo de Anna, su bebé de un año. Sin embargo, saber qué pasó exactamente es algo necesario para que pueda cerrar el duelo.