web analytics

Una adolescente se vuelve viral al enfrentarse a un oso que estaba atacando a sus perros

Hailey Morinico es una joven de 17 años que vive junto a su familia en Bradbury, un pequeño barrio residencial de Los Ángeles (EEUU), y se ha hecho famosa tras protagonizar un vídeo absolutamente inusual. El pasado fin de semana se enfrentó a un oso que pretendía entrar en su casa y empezó a atacar a sus perros.

Todo comenzó cuando una enorme osa parda, que iba con sus oseznos, se encaramó a la tapia de su casa en busca de comida. Los perros de Hailey, al ver al enorme animal, comenzaron a ladrar nerviosos, intentando morderle para evitar que entrase en la propiedad. La osa reaccionó dando zarpazos a los perros, y con el ruido de la pelea, la chica salió alarmada al jardín. Viendo como atacaba sin piedad a sus mascotas, corrió sin pensar hacia la osa y se enfrentó a ella, empujándola con fuerza para que cayese al otro lado del muro. Sabiendo que tenía apenas unos segundos para reaccionar hasta que volviese, cogió rápidamente a sus perros y se metió dentro de la casa.


Una vez pasado el susto, con más tranquilidad, Hailey comentó a la prensa sobre lo sucedido: «Honestamente, no me di cuenta de que era un oso hasta justo después de empujarlo. Yo solo pensé algo como «es un animal y se está llevando a mi hijo» y empujé al oso». Ahora, tanto ella como su familia, son conscientes del riesgo en que se puso al enfrentarse al plantígrado.

La madre de la chica aseguró también que aunque sigue pasando miedo cada vez que ve las imágenes, todo ha quedado en un susto y en un par de rasguños. Hailey se torció un dedo de la mano al empujar al oso y se raspó la rodilla contra la pared, nada más. Pero lo mejor es que ha podido salvar a los perros y, especialmente, a uno de ellos, ya que su madre necesita un perro de servicio por sus problemas de salud y, por eso, Haley no se lo pensó dos veces para defenderlos: «No quería saber qué pasaría si el oso lastimara a la perra o incluso se la llevara, así que hice lo que tenía que hacer». Un experto en animales salvajes ha explicado a los Morinico que, si les vuelve a suceder algo parecido, no se les vuelva a ocurrir enfrentarse a un oso.